Mapa de recursos


Aventura en Colores

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El paisaje mágico del Paraíso Verde es una constante invitación a la aventura.

Siempre es posible encontrar el lugar adecuado para practicar todo tipo de deportes. Senderismo, paseos a caballo, bicicleta de montaña, esquí y para los más atrevidos canoa de raffting, puenting o parapente.

 
Galicia esconde los elementos, los colores y los rincones más sugerentes que podamos imaginar. Por eso su propio paisaje es lo mágico de éste que ?llaman? El Paraíso Verde.
La postal más deseada por los fotógrafos, el cuadro con el que todos los pintores sueñan, y la invitación más atractiva para los amantes de la aventura. Porque la práctica deportiva en un enclave tan idílico no deja de ser también un viaje por el país de los sueños.
Las opciones son tantas como las que uno quiera sentir, y en cada una retoñan sensaciones teñidas de amables tonalidades, de hecho podríamos ponerle color a cada disciplina.
El senderismo, por ejemplo, late al ritmo de un divagar paisajístico, un juego de colores, cambiante según la estación, pero igual de hermoso en cualquiera de ellas? La bicicleta nos deja una sombra difuminada de lo que nos vamos encontrando a nuestro paso, una sensación de ocres en otoño que se acelera al ritmo de nuestra aventura.
También es cierto que hay quien para descubrir este timbal de sorpresas prefiere subirse al lomo de un buen caballo. De paseo o a trote es otro modo de disfrutar de cada uno de los tapices que ha tejido la naturaleza.
En estos tapices el azul siempre define el cielo y los cursos de los ríos por muy pequeños que sean. Ese río azul, limpio y claro, el que buscan afanosamente los pescadores de agua dulce, deseosos de ver pasar el tiempo en sus orillas a cambio de hacerse con alguna sabrosa pieza.
Pero la visión que tienen los amantes del riesgo es otra, ellos prefieren el agua envuelta en un manto de espuma blanca, porque eso es preludio de un descenso de vértigo, Raffting, barranquismo o bajadas en canoa? el objetivo es el mismo: verse reflejados en estos espejos de agua al tiempo que se divierten quemando la adrenalina. Quizás las vistas más deseosas y al alcance de los más atrevidos sean también las más impresionantes. Ver lo que todos los días pisamos o caminamos a vista de pájaro debe ser una de las mejores sensaciones. Es por eso que los amantes de las alturas escogen el puenting, el ala delta, la escalada o el parapente para contemplar el colage de colores que se dibuja sobre los campos y los bosques.
Y como quien espera a que acabe el año, esperan tres estaciones los que sueñan con deslizarse por lo blanco de las nieve. Aquí la montaña tiene el color del frío, pero el tono más poético, la montaña nevada, guardando por un pequeño instante el recuerdo de nuestro paso.
La emoción distrae pero también agota. Por eso después de tanto deporte, velocidad, alturas, agua y nieve, descansar es una buena alternativa. Digamos que la práctica del turismo rural forma parte de la última etapa de nuestro viaje.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook