Mapa de recursos


LA FIEBRE DEL ORO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El oro despertó ya la inventiva y la codicia de la Galicia prerromana.

En Corcoesto, en el municipio coruñés de Cabana de Bergantiños, una mina de oro, con una antigüedad de más de un siglo ha sido reabierta por la empresa asturiana Río Narcea Gold Mines, que piensa realizar en ella una inversión de seis millones de euros.

 
Como si de la búsqueda del dorado se tratase, hoy en día este esfuerzo está más cerca de lo que pensamos.
De estos montes de Corcoesto se extraía oro ya en la época de los romanos. Algunos de ellos todavía conservan el nombre que se les dio después de las primeras excavaciones. Como es el caso de Montefurado, debido al número de perforaciones que allí se hicieron; o Fonterremula, un lugar situado un poco más abajo, en el que había una fuente a donde se llevaba a beber a las mulas que trabajaban en la mina tirando de las vagonetas.
Esta parroquia de Cabana de Bergantiños tiene mucho que visitar. Como si de un balcón sobre la ría de Corme y Laxe se tratase, mira de lejos a la Costa da Morte.
Las principales fuentes de riqueza son la ganadería, la agricultura, y la pesca. Así cuenta con un embalse, que además de una minicentral, es un importante tramo para la trucha. El río que le da vida es el Anllóns, que separa, en el campo de Santa Mariña de Remuiño, los ayuntamientos de Cabana y Coristanco. Llegamos por aquí a la boca de una mina, y es que el oro habita en las antiguas galerías de Petón do Lobo. En este suelo corre un manantial de aguas claras.
La primera impresión de las personas que llegan a este lugar es escudriñar piedra, que en ocasiones adquiere un tono amarillento, pero no es oro todo lo que reluce, por cada tonelada de roca sólo se extrae entre uno y dos gramos de oro.
Todavía siguen en pie los restos de la casa de la antigua compañía minera de Sagasti que explotó esta misma mina a finales del siglo XIX.
Ahora, como decíamos, parece ser que la fiebre del oro vuelve a Cabana. Y lo hace con un acuerdo de dos empresas del sector. Río Narcea Gold Mines y Kinbauri Gold Corporation han retomado las investigaciones e invertirán unos 4 millones de euros en los próximos 5 años.
Otro atractivo se suma pues a esta tierra con encanto, y también otra posible fuente de riqueza, no duden en acercarse hasta aquí y poder contemplarlo por ustedes mismos. Y quien sabe, a lo mejor llevarse un pedacito de tan preciado metal.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook