Mapa de recursos


Los Molinos del Navia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Seguimos la ruta de los molinos donde el Navia y la etnografía suponen un atractivo único.

Puede que el peregrino no escuche la llamada del agua del Navia, que canta, magnífico, en sus primeros tramos, allá por Busnullán, que es parroquia hermosa del municipio de Pedradita do Cebreiro.

 
Piedra, río y mucha naturaleza así es la ruta de los molinos que le proponemos. Estamos en el rural más profundo de Lugo. Y vamos seguir el curso del río Navia para descubrir lugares a su paso que nos asombrarán.
Nuestra primera parada la hacemos en la aldea de Foxos. Bajo este espléndido sol sus casas lucen de un modo especial. Es la típica estampa campesina perdida en un entorno completamente natural. Donde los detalles nos hacen apreciar el verdadero valor de lo ancestral. Las vistas del paisaje desde aquí, hasta parece que nos resultan más agradables.
Por el camino viejos molinos abandonados siguen haciéndonos compañía en nuestra ruta campestre. De este modo llegamos no sin cierta dificultad, hasta este apartado Lago Mayor. La caminata ha merecido la pena, ya que el premio es el poder disfrutar de este hermoso paraje. Tiene unos 100 metros de largo por 25 de ancho. Así que, ya ven llegar hasta aquí es todo un regalo para la vista.
Por el camino además, podemos disfrutar de una abundante y variada naturaleza. Carballos, castaños, arces y abedules nos enseñan sus matices más invernales invitándonos a perdernos por las sierras lucenses más espectaculares.
En Pedradita también gozamos de la hospitalidad de sus gentes. En la casa de turismo rural De Rodríguez encontramos el lugar perfecto para hacer un descanso.
Terminamos nuestra ruta en tierras peregrinas: En O Cebreiro. Un lugar de visita obligada si queremos conocer nuestras tradiciones más arraigadas. Aquí cada recodo es pura poesía. Es como entrar en un túnel que nos traslada a un lugar donde no pasa el tiempo. Donde los atardeceres nos sorprenden con calma. Y nos recuerdan que esto es tierra santa, tierra de leyenda.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook