Mapa de recursos


Entre Sober y Chantada

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Sil, el Miño y el Románico, son los elementos claves de esta zona.

Una de las rutas mas bellas de la Ribeira Sacra lucense es laque iniciamos en Sober, a las orillas del Sil y que nos llevará hasta los bancales del vino de Chantada, que es municipio en el que se asientan las grandes bodegas de esta comarca.

 
Empezamos nuestra ruta por la Ribeira Sacra lucense visitando alguno de sus miradores. El primero al que nos acercamos es al de Cadeiras en Sober. Desde aquí contemplamos el cañón del Sil en su parte más estrecha. Las paredes montañosas que ven, son conocidas como los famosos balcones de Madrid. En alguno de sus puntos la verticalidad llega casi al 100%.
En Pena do Castelo, en cambio, observamos como el río se ensancha. Manso y elegante el Sil riega los viñedos de la parroquia de Doade.
Nuestra siguiente parada la hacemos en Santiorxo, para deleitarnos de nuevo con estos abruptos parajes montañosos. Si bajamos, nuestro punto de vista cambia. En el embarcadero observamos el río más de cerca y allí, nos encontramos con estos vistosos catamaranes.
Si seguimos nuestro viaje llegamos a Ferreira de Pantón. Donde nos encontramos varias muestras de su arte nobiliario, como este Castillo de Maside situado al fondo de un valle, o este Pazo de Reguengo construído en el siglo XV, o incluso este de Ferreiroá, conocido como el Pazo del Bosque. Todos ellos dan muestra de la importancia histórica de este municipio. Algunos de ellos incluso, ofrecen la posibilidad de que disfrutemos de este entorno tal y como si fuésemos un noble o un religioso de época. Es el caso de la Rectoral de Castillón convertida actualmente en un alojamiento de turismo rural.
De Pantón seguimos nuestro recorrido hasta o Sabiñao. Aquí destacamos dos de sus emblemas románicos más importantes: San Estevo de Ribas de Miño y San Paio de Diomondi.
Construido entorno al 1200 San Estevo ha sido un importante monasterio benedictino. De su arquitectura destaca la riqueza ornamental de su fachada. Algunos historiadores incluso, han atribuido la obra al Maestre Mateo. Su rosetón de 4 metros de diámetro es una de las piezas más interesantes del románico gallego.
De carácter similar es el también monasterio de San Pelaio de Diomondi, que debe su nomenclatura al joven mártir gallego Pelaio, sobrino del obispo de Tui.
La Ribeira Sacra como hemos visto es una tierra fértil. Rica en excelentes vinos que podremos degustar a lo largo de sus múltiples bodegas mientras disfrutamos de unas excelentes vistas.
De este modo acabamos nuestro viaje en tierras de Chantada, donde el candor de la noche nos acoge mientras disfrutamos del entorno, al son de las aguas del río.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook