Mapa de recursos


COCIDO DE LALÍN

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Lalín se llenó otra vez de gente que viene a dar cuenta de un buen cocido.

Febrero es el mes del cocido y la gran fiesta. Con pregón, esta vez de Arguiñano, gran desfile y sobre todo, comer y comer desde el mediodía hasta el atardecer.

 
Así empezaba este año la fiesta del cocido. Arguiñano pregonaba a los cuatro vientos su amor por el cocido y los platos de cuchara que tan bien nos alimentaron en tiempos de hambre.
Unas 40.000 personas se dieron cita aquí, en Lalín. El kilómetro cero de Galicia hizo gala, un año más, del poder de convocatoria de su gran fiesta.
La tradición viene de lejos. Su origen se remonta a 1968, cuando los alcaldes de seis ayuntamientos de la Comarca se pusieron de acuerdo para difundir los productos típicos relacionados con la gastronomía de la zona. De ese encuentro surgió la idea de crear la Feria, para exaltar el plato más tradicional de la cocina gallega.
Desde entonces esta fiesta es un referente en el calendario gastronómico y una cita ineludible como prólogo del carnaval.
Como bien se demostró en esta trigésimo novena edición. A pesar de la lluvia, que no fue poca, gente de toda Galicia no se quiso perder este evento.
Y es que la alegría de sus comparsas dieron color a un día que amanecía gris, pero que el agua no fue capaz de arruinar.
Paraguas en mano, nadie quiso perderse al mítico cocinero, primero de su gremio en ser pregonero de esta fiesta gastronómica.
Ahora tendrá que promocionar y defender el cocido gallego allá por donde vaya, que para eso ha pasado a formar parte de la Encomenda del cocido. La tradición marca que en ese día han de ordenarse nuevos comendadores que tendrán que pregonar su pasión por este plato.
Pero quizá lo más vistoso de este día sea el desfile por su calle principal. Carrozas y comparsas de diferentes lugares de Galicia amenizaron la jornada antes de la hora de la verdad: la comida.
Los restaurantes de la capital del Deza nunca dan a basto en esta cita, hay de reservar con antelación si quieren degustar un buen cocido en un día tan señalado.
Y si les ha gustado siempre podrán darse un paseo por la feria y llevarse unos buenos productos de la tierra para intentar prepararlo en su casa. Aunque ya lo saben, como el cocido de Lalín?ninguno.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook