Mapa de recursos


LA REINA DE PARÍS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En las tierras de Valga creció Agustina Carolina Otero, más conocida como la Bella Otero.

Su leyenda, por ser también hermosa, está presente en todos los rincones de Ponte Valga, la parroquia en donde nació y en todos los paisajes de un municipio con espléndidos espacios naturales.

 
Cuentan que a la orilla del río sufrió y también amó por primera vez. Violada por un vecino abandonó Galicia y empezó a trabajar en el mundo del espectáculo. Tenía sólo catorce años.
Dijo adiós así a parajes como este. La catarata de Parafita es un buen lugar para desconectar del ajetreo de París. El Ulla fluye aquí salvaje.
Seguro que nuestra bella Otero deseó en muchos momentos de su vida alejarse, aunque sólo fuese durante un rato, del Folies Bergere, y escuchar el fluir del agua, a lado de este viejo molino.
Lo tuvo todo en París, riqueza, el amor de cualquier hombre que ella se propusiese, fama. Pero echaría de menos su tierra natal.
La playa fluvial de Vilarello, a la que iba con sus amigas cuando tan sólo era un niña y su espíritu era ingenuo. En este caso el río se vuelve tranquilo y suave, es la otra cara del nuestro Ulla, que terminará abriéndose al mar en la ría de Arousa.
Un paisaje de ensueño que en París sólo pudo recordar a través de su memoria. Las mejores vistas sin duda las tenemos si subimos al monte Xesteira. Desde el cual se puede unir la belleza de toda la zona: el Val do Louro, las brañas y la Ria de Arousa.
Hay más miradores que nos muestran el encanto de estas tierras. Como el de Beiro, desde el que también se contempla el río. Además encontramos aquí un antiguo molino de viento restaurado. Esta zona se ha convertido también en un espacio recreativo que no deben dejar de visitar.
Otro lugar al que le hubiese gustado volver a nuestra protagonista es la iglesia de Campaña. Románica y del s.XII, los murales de tradición gótica del XVI eran algo que seguro atrajo su atención de niña.
Pero la vida la alejó mucho de los caminos de la iglesia.
Con un instinto de supervivencia fuera de serie y una capacidad de seducción inigualable la Bella Otero malgastó la mayoría de su fortuna en el Casino de Montecarlo.
Eso si, lo poco que le quedaba se lo dejó a los pobres de Valga cuando murió. Así, se está construyendo el museo histórica del ayuntamiento de Valga en su casa natal.
Y es que su tierra, sus paisajes y sus gentes la acompañaron siempre en su corazón.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook