Mapa de recursos


Ulla, Río Rápido

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Seguimos ruta desde Galicia Para el Mundo en busca de los espejos del Ulla.

Crea el Ulla espacios perfectos para el ocio o para la mera contemplación de la tarde reflejada en su espejo de agua. A uno y otro lado, crea el Ulla una atmósfera húmeda para que surjan los mil verdes de este valle, en el que crecen bosques aún mas hermosos, cuando el tiempo es primaveral.

 
Palas de Rei, a parte de ser Palacio de Reyes es Palacio Natural y Fortaleza de las rutas del agua.
El Río Ulla y el Pambre son las principales arterias que riega las tierras del municipio.
Aguas limpias y sedosas que nos invitan a dar un largo paseo.
Cualquier opción es buena. Si escogemos el Pambre descubriremos antiguos tesoros como este castillo que lleva su mismo nombre y que como ya les hemos mostrado es uno de los ejemplos del patrimonio medieval que se conserva.
Y hay joyas recién talladas, pues este también es un enclave ideal para descansar y relajarse en las modernas instalaciones de este balneario. Pero de las propiedades de las aguas de la comarca ya eran conocedores los habitantes de los siglos pasados como comprobaremos a continuación por nuestro recorrido por las orillas del Ulla.
Aquí, en este lugar solitario, al lado del río y de un amplio molino se encuentran las ruinas del Balneario de Frádegas. El lugar no puede ser más tranquilo y apacible. Se desconoce su antigüedad. Ya en 1877 existían testimonios de su clientela, unas 500 o 600 personas al año acudían a tomar las aguas que manan a unos 18ºC y que aún hoy están indicadas para males des aparato digestivo, del hígado, reuma o dolencias cutáneas.
Aunque el balneario ha perdido su actividad, el entorno sigue siendo de lo más recomendable. El Río Ulla se recrea entre los árboles y las rocas sin descanso.
Aguas tranquilas y reposadas, después serpenteantes y saltarinas. Tan cambiantes que sin darte cuenta te hipnotizan.
En todo su recorrido las aguas hablan y cuentan historias como las que el tiempo ha tallado en su cuenca.
El Ulla ofrece escenarios bien diferentes. Nos encontramos ahora ante una de las 10 maravillas gallegas. Son los torrentes de Mácara, el mejor patrimonio natural que rodea al Ulla. El río se convierte ante nuestros ojos en el tránsito fluvial más espectacular, un sistema de cascadas y pozas ideales para la práctica y disfrute de los deportes acuáticos como el raffting. Además esta es una playa de verano, es el escondite escogido por los jóvenes para reunirse y disfrutar del fresco del bosque más autóctono.
Los juegos de matices cromáticos de las hojas y el verdor de las campiñas nos acompañan hasta el final de nuestro paseo.
La confluencia del Río Ulla con el Pambre, aguas abajo de Mácara, resulta igualmente de gran belleza. Las fuertes emociones surgidas en los torrentes se cambian por la mayor serenidad. Los dos caudales se miden de frente, se desafían, se saludan y finalmente se unen en una sola corriente.
Una corriente bella, sobria y dueña de la mejor galantería natural, que hoy, por unos instantes, también se ha hecho dueña de nuestros soñados deseos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook