Mapa de recursos


Costa de Cariño

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Nuestros dos mares se unen en Cariño.

La ría de Ortigueira y la marisma de Ladrido están consideradas zona de interés científico natural. El estuario tiene extensas planicies intermareales y un interesante sistema dunar. Rumbo a mar abierto aparece ante nosotros la confluencia del Atlántico y el Cantábrico.

 
Dos mares bañan la larga costa gallega, y el lugar que tiene la suerte de contemplar su abrazo, es este: Cabo Ortegal en Cariño.
Creíamos que era un amoroso abrazo, se nos llenaban las líneas con frases dulces, pero a ras de mar de lo que nos sentimos testigos es de una terrible disputa, cuyas víctimas a veces son los hombres de mar.
Antes esta costa la imaginación y las emociones se vuelven fieras, valientes, duras.
Ni una sola pendiente suave en 33 kilómetros, no hay un respiro para la bravura contra la que muchos marineros estrellaron su vida.
Desde el mirador de Miranda contemplamos la forma de la ría, y la marisma de Ladrido con una riquísima fauna. La vista es relajante porque en la distancia todo se contempla distinto. Pero en el mar... Cuando te montas en el barco frases como que estas son las aguas más sobrecogedoras toman todo el sentido, sobre todo para nuestros estómagos, y el sentido del equilibrio de nuestra cámara, que nos ha regalado planos imposibles.
Antes de acercarnos al puerto vamos a conocer la parte más amable de esta costa. Estas playas son la quinta esencia de la playa ideal. Salvajes, lejos del que llaman mundanal ruido, de blanca y limpia arena y con una suave brisa marinera que las hace perfectas para la práctica del windsurf, y también para la pesca deportiva.
Y en primera fila, protegiendo sus embarcaciones, está el puerto, el más importante de la ría, tanto por el número de hombres dedicados a la pesca, como porque el 90% de las embarcaciones de la comarca están aquí además de su industria conservera.
Es la mejor flota y venden en Celeiro, o Burela sus capturas. Nosotros hacemos adelantar la salida del San Xiao prevista normalmente a las 7 de la tarde, para volver a las 10 de la mañana.
No acabamos de entender por qué el pescado en esta época se da de noche y en otra de día. Minuto de silencio porque estamos ante os Aguillóns que piden que nos postremos a sus pies. El cabo Ortegal y Os Aguillóns son en sí mismos una leyenda, un paraíso geológico y para la pesca y el percebe. Ahora desde el barco nos sentimos más cerca que nunca del miedo que sopla en la nuca de los marineros que los cruzan y de los percebeiros que se atreven a profanarlos. No por gusto, si no porque su percebe es de excelente calidad y muy abundante.
El miedo en nuestro caso se mezcla con monumental mareo, y el respeto por estos marineros crece aún más.
Este es el momento de reflexionar sobre las características de esta ría de Cariño.
Estas máquinas no sólo sirven para navegar, como creemos nosotros, sino que indican la presencia de sardinas, jureles. Cuando el patrón grita se inicia el lanzamiento del cerco.
Y Ubaldo, no está colocado en la proa en esa posición para regalarnos una bucólica estampa marinera si no que otea el agua y a las gaviotas en busca de la caballa que no detectan las máquinas, y que va ?xurdida?, a flor de agua.
Pero después de compartir horas de trabajo queremos saber más de este barco que tiene como límite de capturas diarias 10.000 kilos.
El proceso de pesca está en marcha, y aunque a todos nos suena la pesca de cerco pero pocos saben en qué consiste. Atención a la lección magistral.
La despedida es un hasta luego. Quedamos para vernos en primavera con la pesca de la caballa y olas que no venzan a nuestro espíritu marinero.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook