Mapa de recursos


Villa de Cariño

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una villa que es viva expresión marinera en su arquitectura, en su puerto y en sus barcos.

Cariño nos ofrece el placer de caminar por sus calles estrechas de arquitectura típica, de disfrutar de las playas y rincones verdes que rodean la villa, caminar junto al mar y conversar en el bar del puerto con la brava gente del mar mientras degustamos los mas sabrosos pescados y mariscos.

 
Han visto que a Cariño hay que ir a propósito. Y merece la pena.
Cariño respira salado, come fresco y duerme tranquilo. No es de extrañar tratándose de una villa que respira la más viva expresión marinera.
Les hemos mostrado su cara más pesquera, por algo es el puerto más importante de la comarca. Pero Cariño además goza de cuanto atractivo necesitemos para pasar unas buenas vacaciones, incluso en otoño.
Desde lo alto de la sierra tenemos la postal más representativa y más hermosa de esta villa.
Tanto el núcleo, como el propio entorno en el que se encuentra hacen gala de su luz y de su pasado. Es un verdadero placer visitar Cariño, y más aún pasear sus calles: típicas vías de paso estrecho, engalanadas con pequeñas casas que anuncian explícitamente la arquitectura que aquí llaman tradicional.
Después de todo, como buena villa marinera aprovecha sus recursos para activar su economía al gusto del consumidor.
La muestra la tenemos en sus conserveras, como esta de la pureza, el producto más sano y una calidad suprema gracias a su proceso artesanal.
Son productos que ya compra la gente de fuera, dotes de lo más naturales que se han extendido a otros sectores como los agrícolas. Los vegetalesen conserva y las sabrosas mermeladas empiezan a abrirse paso en esta tierra que es de mar.
Si hay quien viene a comprar los productos a Cariño, hay quien viene a degustarlos. En unas épocas más que en otras, el marisco y el pescado fresco es un gran reclamo turístico para los establecimientos hosteleros de la zona.
Han visto que sobran motivos para acercarse a la villa que dicen duerme al pie de un pequeño anfiteatro montañoso.
Mar, puerto, playa y sierra las piezas de un puzzle que montado nos ofrece toda una lección de magia.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook