Mapa de recursos


Ribeira de Cenlle

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Seguimos la margen derecha del Miño para conocer sus riberas en el municipio de Cenlle.

La suerte de Cenlle cambio con la creación del balneario de Laias, el centro de interpretación del Castro de Lás y la modernización de la elaboración del Ribeiro. Así Cenlle tiene tres valores actuales: agua, piedra y vino y sobre ellos se sustenta su economía actual.

 
La historia de Cenlle va a experimentar tres de sus episodios más gloriosos en menos de dos décadas.
Este municipio con el que la suerte ha sido esquiva, con un tremendo despoblamiento, parece que ha recibido el impulso definitivo.
Hace 50 años su población era superior a los 5000 habitantes, en la actualidad no llega a los 2000. Muchas son las causas y una sola la respuesta: emigración. Pero es posible que este proceso no sólo frene si no que se enderece. Primero fue la creación del moderno balneario de Laias, un gigante capaz de competir con cualquier otro centro por la calidad de sus instalaciones pero sobre todo por la enorme calidad de sus aguas.
A tomar esta agua venía el rey Leon Vermudo II muerto en el año 999. Tras varios edificios este moderno hotel de tres estrellas es un balneario puntero que incopora todos los programas imaginables, adaptado a todo tipo de gustos y edades.
El balneario está a orillas del embalse de Castrelo do Miñoque en un inicio ahogó las aguas termales. Es uno de esos grandes embalses que cambiaron la morfología del paisaje pero que ya han sido totalmente asimilados por el paisaje, y por los habitantes. Más que como suministro de energía es considerado un lugar de ocio y recreo.
Otro hito fundamental va a ser la transformación de este castro, que pertenece al vecino municipio de San Amaro, en el museo del mundo castreño de Galicia. De antiguo poblado castreño va a pasar a ser el centro de interpretación de este mundo. Este es el nuevo destino del castro de San Cibrán de Lás. Y tras una detenida visita no cabe la menor duda de que es el emplazamiento perfecto: por las enormes dimensiones del yacimiento, por lo que aún se adivina sin excavar, por la gran calidad de las edificaciones, y porque es la mejor lección en pié imaginable sobre los castros.
En este castro se encontró recientemente una misteriosa inscripción con la palabra Sadvlav, y Cuevillas ya había hallado hace 80 años la palabra con el nombre de la ciudad: Lansbrica.
Una de las consecuencias del establecimiento del museo será la plena restauración de un poblado castreño. Este será uno de los cuatro centros proyectados junto con los del megalítico, mundo romano y arte rupestre.
Ya recibió, recibe y recibirá subvención, un total de 2 millones.
Y además hay que hablar del mejor líquido, el vino, ha vuelto ha convertirse en el impulsor de la maltrecha economía, como había sido durante siglos. La responsable de la resurrección la cooperativa del Ribeiro, pionera en la formación de bodegas industriales.
La bodega más antigua de esta segunda edad del Ribeiro está aquí en Cenlle, y es la Barca de Barbantes de 1866. Aunque hay varias bodegas importantes como la de Altanis o Riveira.
Es el verdadero sector pujante en Cenlle.
Los romanos protagonizaron los otros grandes capítulos en la historia demasiado lejana de este a veces ignorado municipio.
La parroquia de Laiasdicen los historiadores que era el municipio romano de Lais. En la cova da mouratenían los romanos un centro minero de oro.
En esta zona también conocida como o castelo aparecieron restos de cerámica, molinos de mano, monedas, fíbulas, pendientes, utensilios de bronce... La construcción de la A52 afectó al yacimiento.
Otro símbolo que fue conocido por méritos propios era la barca de Barbantes ahora está en su lugar el único sustituto posible, la estación de ferrocarril. Porque el municipio de Cenlle fue siempre vía de comunicación pero esto no fue suficiente para evitar la sangrante emigración. Era más un lugar de paso que de parada y fonda.
Sigue siéndolo porque está a orillas de la autovía das Rías Baixas. Pero no ocurre lo mismo con la capital, alejada de todo y a la que para llegar hay que pretenderlo. En ella percibimos la herida de la despoblación que afecta tan duramente a la provincia ourensana. Aunque para el visitante tiene encanto porque parece moverse a un ritmo desconocido para nosotros.
Todas las casas están dispuestas en torno a la carretera, una vía que no une puntos importantes, que no ha conseguido que Cenlle sea lugar de paso.
Se acercan buenos tiempos para este municipio pero no lo suficiente para aparcar un proyecto necesario: la unión de toda la comarca para ofertar un pack completo turístico. Los gobernantes tienen ejercitar un diálogo que va a resultar enormemente fructífero, porque cada uno tiene un valiosísimo granito de arena que aportar.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook