Mapa de recursos


Tierra de Alfoz

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Galicia Para el Mundo seguimos la senda verde junto a un río de oro.

En sus riberas habitan las musas que inspiraron la más emotiva página de nuestra historia. En Alfoz podemos reencontrarnos con el espíritu del Mariscal Pardo de Cela defensor de la soberanía del Antiguo Reino de Galicia.

 
El nombre de Alfoz no corresponde a ninguna localidad concreta. Es un término gallego-medieval que señala las tierras adyacentes a una villa o entidad jurisdiccional. En este caso, Feudos o Alfoz del Mariscal Pardo de Cela, el bretoñés defensor de la soberanía del Reino de Galicia que residió aquí en dos de sus fortalezas; la Torre del Homenaje y el Castillo del Alto de A Frouxeira.
Pardo de Cela participó en las revueltas Irmandiñas del S.XV y apoyó a la Beltraneja al Trono de Castilla en contra de Isabel la Católica. A pesar de que su mujer había obtenido el indulto condicional para la condena a muerte, estas decisiones le valieron su derrota y su posterior ejecución pública una vez capturado en el castillo de la villa.
Pero la propia historia y resurrección en las leyendas populares que todavía perduran en la memoria de las gentes de estas tierras lo han mantenido vivo.
Lo que queda de las fortalezas no son los únicos testigos del pasado que se conserva. Alfoz está lleno de carácter, tiene una personalidad propia.
La iglesia de Castro de Ouro es la primera que visitamos por proximidad, pues se encuentra a los pies de la Torre del Homenaje. En su interior el retablo y la pintura mural de la Piedad de finales del S.XIV son sus notas distintivas.
La iglesia parroquial de Bacoi es otro punto de referencia del patrimonio que guarda el municipio. Todo es igual de bello, pero quizás lo más llamativo sea su retablo de estilo completamente churrigueresco.
La iglesia de Aldelán es la viva muestra de mezcla de estilos, del S. XVII, conserva todavía su portada románica del XII.
En Alfoz perviven las capillas que eran propias de los pazos señoriales, eso sí en diferentes estados de conservación, sino miren por ejemplo este de Carracide, prácticamente abandonado, todo lo contrario que el de Basanta o el de Rizal que han sido recuperados en estupendas condiciones de habitabilidad.
Sierras, montañas? y los ríos vuelven a ser elementos indispensables en este paisaje de recuerdos e historias.
Sin duda es la otra cara del patrimonio de Alfoz, ese patrimonio natural que enriquece el paraje propiciando un incremento de turismo verde en la zona que se ve respaldado por establecimientos rurales como Casa Franco o Finca Galea, un pazo restaurado rodeado de interesantes monumentos al agua que nos invitan a perdernos en otro tiempo de hadas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook