Mapa de recursos


El Cañón del Bibei

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Uno de los paisajes mas apreciados es el que configura, a través de 40 kilómetros, el río Bibei creador de una garganta con desniveles de 500 metros.

En sus laderas se cultiva la vid y podemos encontrar alguno de los mas antiguos bosques de rivera de España. Destacamos también el aprovechamiento hidroeléctrico y piscícola.

 
El amanecer sorprende a la niebla enredada en las aguas del Bibei. Ayudada por el sol, eleva al aire hilos de vapor danzantes.
El antiguo nombre de la comarca es País do Bibei y hace honor a esta veta de agua que la riega en su recorrido. La vilega Viana, ya lo hemos dicho, está circundada por este caudal hecho embalse en O Vao, construido para regular el caudal de los saltos aguas abajo del Sil. Si no estuviese anegado, a los pies de Viana veríamos el profundo valle encajado que encontramos en otros tramos del río, como donde se asoma la parroquia de Oumoso. Con una altitud media de 1.200 metros, es difícil divisar el río, que camina escondido entre los pliegues de las montañas que él mismo ha ido dibujando. Y en el paseo, el visitante puede ir haciendo recuento de curiosidades colgadas de sus laderas, como el majestuoso Santuario del Pai Eterno. La iglesia es sobria y primitiva, pero la corona una torre esbelta de tres cuerpos. De estilo neoclásico, es obra de los hermanos Otero, maestros canteros de A Estrada.
Al otro lado, la iglesia románica de Vilaseco también desafía la ley de la gravedad. Es difícil acceder al río, por eso sus remansos, cuando es temporada, se pueblan de pescadores. Poder llegar a sus riberas es un regalo, pero también acuden a la llamada de las apetitosas truchas con pintas rojas que constituyen un trofeo muy sabroso.
Antes, mucho antes de fundir sus aguas con el Sil en Montefurado, el Bibei tiene por delante un cañón de 40 kilómetros de largo con laderas de 500 metros de desnivel. En ellas crece un espectacular bosque de ribera autóctono y recibe la ayuda de inestimables compañeros de viaje. El Navea, es uno de ellos. La presencia de puentes romanos como el de Trives por donde discurría la Vía Nova es un ejemplo de un camino transitado en la antigüedad salvando las dificultades de esta cuenca semiescondida.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook