Mapa de recursos


La Magia del Pasado

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Turismo Rural ha revitalizado muchos rincones olvidados de nuestra mágica tierra.

También el pasado tiene magia cuando el hombre viaja a través de él a los antiguos paraísos rurales, algunos sumidos en el olvido como consecuencia del éxodo de sus habitantes.

 
El Turismo Rural ha sido, sin duda, el hecho que vino a corregir un pasado de edificios abandonados por la emigración, magnificando viejas y olvidadas construcciones, patrimonio de una sociedad civil en decadencia.
Hay casi quinientos ejemplos en Galicia que se refieren a muy antiguas casas grandes y pazos, e incluso a viejas casonas de labranza, que fueron reconvertidos en pequeños pero suntuosos hoteles, enclavados en parajes idílicos.
El Camino de Santiago y el actual fenómeno Xacobeo, motivaron también la recuperación de edificios históricos relacionados con las medievales peregrinaciones a Compostela, para utilizarlos como albergues o simplemente para reparar su estado ruinoso, sobre todo cuando se trata de edificaciones religiosas.
De la red de albergues públicos de Galicia hay muchos ejemplos pero sin duda el mejor exponente de esta recuperación del pasado, es el conjunto de Ribadiso, en Arzúa, un antiguo hospital de peregrinos al lado del río Iso, que el Camino cruza por un pequeño puente medieval.
Hay una interminable lista de edificios religiosos recuperados con presupuestos Xacobeos, pero tal vez en Palas de Rei, en Vilar de Donas, la iglesia de San Salvador, anexa a un antiguo monasterio del siglo XII, resulte el mas claro ejemplo de conservación del patrimonio monumental.
La emigración de finales del XIX y de principios del siglo XX fue para Galicia una lacra y una bendición; porque se llevó de la Tierra su mejor capital, el humano, pero también el hambre.
Las huellas de aquel éxodo aún se palpan en lo que queda de algunos pueblos que forman parte del triste censo de abandonados.
Sin embargo hay un esfuerzo institucional para que la sociedad civil perciba la magia de esos lugares, fomentando una cultura de recuperación como segundas viviendas.
Y así, como ya ha ocurrido en algunos lugares de esta Mágica Tierra, muchos de esos pueblos volverán pronto a la vida.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook