Mapa de recursos


Desde el Monte a la Ribeira

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde el Faro,la cumbre más alta del centro de Galicia, ya se presiente una comarca hermosa de un enorme valor ecológico.

Nos dirigimos ahora a la Ribeira Sagrada, en el lugar donde el Miño baña las mágicas tierras de Chantada. Estamos en una comarca hermosa y activa, poseedora un rico patrimonio histórico artístico, erguido en medio del paisaje mas primaveralmente asombroso.

 
Hoy contemplaremos los hermosos paisajes de las tierras de Chantada. Desde la cumbre del monte faro, tenemos al alcance de nuestra vista además las tierras de Monforte y del Deza.
Es una reserva natural de unas 3000 hectáreas que conforma el límite entre las provincias de Pontevedra, Orense y Lugo. Los bosques de de castaños, robles, sus soutos y carballeiras son todavía frecuentes en este espacio.
La ruta que seguiremos hoy nos lleva por caminos que atraviesan aldeas y parroquias con encanto. La magia baña el entorno rural de Chantada, que nos reencuentra con unos de los paisajes más bellos y mejor conservados de la Galicia interior. Estamos en Requeixo.
Descubriendo el curso del río asma pasamos por Quintela. Y antes de llegar a la villa el río se hace parque para descanso de todos, y también paseo en este tramo de su cauce, que continúa hasta el núcleo urbano.
Pero el patrimonio de chantada va más allá de su naturaleza. La arquitectura paciega y religiosa cobra protagonismo en esta tierra. Así más de un pazo ha sido restaurado para el turismo rural. Cuenta con 12 excelentes alojamientos de este tipo. Como por ejemplo el Pazo Piñeiro.
Este territorio estuvo poblado desde muy antiguo por tribus celtas y galaicas. Y también por los romanos.
Chantada era el nombre de una primitiva fortificación hecha con estacas o chantas que se utilizaron en las invasiones normandas. Tras sufrir una de ellas hubo que reconstruir toda la villa, y a partir de ahí vendría su resplandor medieval. Sus calles adoquinadas y porticadas, su casco histórico, todo se está rejuveneciendo. Las viejas galerías y los antiguos edificios de recuperan. Un paseo por la villa nos devuelve a tiempos pasados de gran belleza y magia.
Pero sin duda su principal atractivo lo encontramos en la Ribeira Sacra. Por todas partes se ven viñedos, dorados al sol y bañados por nuestro gran río, el Miño. Nos encontramos entre el embalse de Belesar y el de Os Peares.
Es en esta ribeira sacra donde encontraremos la mayor concentración de arte románico de Galicia. La Iglesia De San Estevo De Ribas De Miño en Saviñao, del siglo XII, o la de San Vicente de Pombeiro, representativa del tránsito del siglo XII al XIII, en Pantón.
Además, entre lo arquitectónico y el paisaje, se levantan tradicionales bodegas, donde podremos degustar, para terminar nuestro trayecto, un buen vino mencía, o un godello.
Así, entre monasterios, bosques centenarios, aldeas pintorescas, la gran villa y sus viñedos, podrán apreciar los antiguos modos de vida rural y un impresionante paisaje montañoso que traza nuestro Miño.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook