Mapa de recursos


Los Nuevos Urbanitas

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

También hay, en esta Galicia Natural, hermosas aldeas y lugares que la modernidad abandona.

Sus habitantes de siempre han vuelto a preferir las ciudades. Por eso crecen, incluso, las villas periféricas. Hay pues una red urbana en proceso de expansión y numerosos pequeños lugares que se van a quedar solos a no ser que se impulse su habitabilidad desde los estamentos oficiales.

 
El éxodo a la ciudad está dejando muchos núcleos de población rurales prácticamente abandonados en toda Galicia.
El noventa por ciento de los gallegos vivían en el campo hasta 1900, pero hoy, la mayoría de nosotros vivimos en el mundo urbano, en villas y ciudades que crecieron alrededor de centros económicos y urbanitas.
Así, casi 200 municipios de los 315 de Galicia, han perdido habitantes en la última década y tienen menos de 5.000 en la actualidad.
Las causas no son otras que un acentuado estancamiento de la natalidad en los últimos años, pero sobretodo el abandono de una vida rural que muchos dejaron a favor de una actividad comercial e industrial en los núcleos de las ciudades y sus alrededores. Si los municipios con menos de 20.000 habitantes son los que con el paso de los años están notando este trasvase de población y están viendo como su actividad disminuye irremediablemente, todos aquellos ayuntamientos ubicados en los entornos de las ciudades como Marín, Cangas, Oleiros, Narón o Ames por ejemplo son los que crecen a pasos agigantados. No en vano ya son casi las 400.000 personas las que viven en los 15 centros urbanos que se ajustan a estas características.
Lo cierto es que si se hace un pequeño análisis de toda esta situación que se ha ido consolidando durante esta última década, comprobaremos explícitamente que este éxodo poblacional ha beneficiado al eje urbano costero comprendido entre A Coruña y la ciudad Vigo.
Son estas dos ciudades, la Olívica y la Herculina las que delimitan las mayores áreas de influencia del desarrollo gallego, junto con Santiago de Compostela, Pontevedra, Lugo, Ourense y Ferrol.
El campo ha pasado a ser una segunda opción, bien para aquellos que buscan en el campo la tranquilidad y otra calidad de vida o bien para aquellos que desde la emigración, lo que desean es volver es volver a la tierra de sus abuelos.
Pero lo que resulta más que evidente es que el aumento del número y tamaño de determinados municipios debe ser entendido, hoy por hoy, como parte integral de la formación de una red urbana en proceso de expansión, siempre compatible con la Galicia más verde.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook