Mapa de recursos


Aventuras por el Miño

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El río Miño ofrece paisajes de ensueño que suponen uno de los mayores atractivos turísticos del Lugo verde.

Es una ruta que nos permite admirar los humedales, los caneiros, las islas, la etnografía rural, y todo cuanto le ha hecho merecer el título de Reserva de la Biosfera. Los pequeños ríos y regatos que alimentan al Padre de los ríos gallegos crean increíbles espacios de belleza natural.

 
Hasta hace poco pensábamos que nacía en Fonmiñá, tierras de A Pastoriza. Peregrinábamos en romería para ver la laguna de 3500 metros cuadrados que era la casa del río por excelencia, el Miño.
Pero el padre de los ríos gallegos nos guardaba una sorpresa. Esta laguna es un afloramiento del caudal, que ha recorrido ya seis kilómetros desde su verdadero nacimiento en el Pedregal de Irimia, en el vecino ayuntamiento de Meira.
Pero esta no es la única sorpresa que nos encontraremos. En el tramo que atraviesa la provincia de Lugo, exactamente en 400.000 hectáreas, el Miño luce orgulloso el título de Reserva de la Biosfera otorgado por la UNESCO.
Veintiséis municipios comparten este honor con todo el país. Desde Ourol hasta Mondoñedo, Vilalba, Abadín, A Pastoriza, de Guitiriz hasta Lugo, de Friol a Castroverde, de Baralla a Láncara?dos terceras partes de la provincia son Reserva de la Biosfera. Es la primera reserva concedida en Galicia, y la más grande después de las dehesas de Sierra Morena.
Siguiendo su recorrido admiramos paisajes, lo hacemos desde el cielo, pero también desde tierra, porque éste es un río cercano, preparado para que todos lo disfrutemos.
Podemos comenzar el recorrido en el monte Segade, desde donde parte una ruta de senderismo de 22 kilómetros.Es la mejor forma para conocerlo, y visitar así rincones con mucho encanto. En Ombreiro volvemos la vista y comprobamos que aún permanecen las marcas de los caneiros de piedra. Porque este es río de pesca, de trucha y anguila. También lo es de otros deportes, algunos de sus tramos sirven para que los más aventureros practiquen rafting o piragüismo.
Son varios los paseos que recorren sus riberas como la que podemos dar también por el lucense Parque do Miño, que nos lleva hasta la zona de A Tolda, donde se encuentra con las aguas del río Fervedoira en el punto conocido como o Caneiro da Tolda.
Nuestra siguente parada es en Portomarín, un pueblo desaparecido bajo las aguas embalsadas del Miño hace unos cuarenta años.
Aquí empieza el Miño vinícola, de espectaculares laderas, y miradores increíbles como este del Cabo do Mundo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook