Mapa de recursos


Una Casa por una Pluma

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Galicia Para El Mundo llegamos a Corcubión, uno de los hermosos espacios que nos aguardan camino de Fisterra.

Corcubión fue puerto carbonero de gran importancia comercial, dada su situación y las características de su ría. Si la paseamos con calma descubriremos los encantos de la mas típica arquitectura popular marinera y nos contarán la historia la pluma de San Marcos, que hoy vale una casa con huerto.

 
Corcubión da nombre a la única ría media de Galicia. Aquí no sólo acaba la tierra sino que también muere a Costa da Morte.
Podrán descubrir más sobre este encantador lugar si pasean por su puerto, que un día tuvo gran importancia para el sector del carbón; o se dejan hipnotizar por el embrujo de sus calles.
Permiten descubrir con detalle la histórica nobleza de muchas familias de corcubión. Así, si se acercan hasta aquí, se encontrarán con casas como O Pazo da Teixeira o el de Altamira, o con un caserón con un extraño emblema: el símbolo jacobeo inscrito en una estrella de David.
Todo el pueblo está impregnado de la arquitectura popular marinera. Las galerías, los balcones, las plazas empedradas, conforman este bello enclave. Un barrio antiguo que en 1983 fue merecedor, por su interés, de ser declarado conjunto histórico artístico.
Pero sin duda, lo más singular de Corcubión es su iglesia de San Marcos. Originalmente románica pero ampliada en el s.XV con un estilo gótico marinero, en su interior se encuentra la imagen que da nombre a la iglesia: San Marcos. En una talla de madera policromada y de origen veneciano, constituye una de las obras de mayor exotismo que puede verse en Galicia.
Tal es el atractivo que representa para el pueblo que incluso uno de sus vecinos ofreció en su día una casa con huerta como recompensa a quien encontrase una de las pertenencias de esta imagen: una pluma de oro, que ha sido sustituida por una copia en plata. Por ahora nada se sabe de la reliquia desaparecida pero los vecinos no pierden la esperanza de que un día san Marcos pueda volver a lucir el oro en sus manos.
Además en su iglesia nos aguardan otros misterios. Los restos de su primitiva puerta ojival se pueden ver inmediatamente después de atravesar la entrada actual, que fue levantada después de una tormenta que afectó a la fachada y al campanario, destruyendo gran parte. Pero su exterior también tiene cosas que ver. Sus canzorros con representaciones humanas, animales y de demonios.
Y si todavía tienen tiempo para dar un paseo, al caer la tarde la playa de quenxe será un buen lugar para hallar la tranquilidad.
Así es Corcubión, un destino en el que podrán pasar un día inolvidable entre sus calles llenas de misterio y magia.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook