Mapa de recursos


Paisajes de Alta Limia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Entre los ríos y regatos que riegan la tierra de Sarreaus se localizan las fuentes del Limia.

Empezamos nuestro viaje en el pueblo rehabilitado de Couso, en Sarreaus. Donde además, nace el río Limia también conocido como el río del Olvido. Aquí, cada detalle nos hace revivir como era esta zona allá a principios del siglo XX.

 
La arquitectura respeta la forma tradicional de los hogares, que se asentaban en torno a las paradas del ferrocarril. Así que, esperamos que terminen pronto las obras para poder disfrutar de Couso, lleno de vida.
No muy lejos de aquí, a 8 kilómetros de Xinzo, en Trandeiras, nos encontramos con el monasterio del Bon Xesús. Del siglo XVI esta muestra eclesiástica combina elementos góticos, románicos e incluso, platerescos.
Entre sus muros se respira silencio. Y su entorno, es todo un homenaje a lo natural. Se han recuperado incluso un área de descanso, que ahora se emplea para pasar ratos de ocio.
Sus espesas carballeiras hacen de este lugar el sitio perfecto para practicar senderismo. Xinzo cuenta con un paisaje vegetal privilegiado. Sus bosques son abundantes. Y hay varias rutas para aquellos aficionados a caminar.
En el pasado, estos árboles han servido de guía a aquellos peregrinos que querían llegar al Bon Xesús a través de la amplia y extensa laguna de Antela.
Y es que toda esta superficie a los pies del monasterio, era agua. Unos 42 Km2 que Franco mandó desecar allá por el 1958. Convirtiéndose así, en campos de cultivo. Hoy, la pujante industria arenera ha escarbado en las fincas, provocando que las viejas aguas de Antela resurjan, creando unas Pozas de increíble belleza. Sirven de paso para las aves. Y son todo un espectáculo para la vista. El Ministerio de Medio Ambiente está estudiando la posibilidad de recuperar este entorno medioambiental.
Al caer la tarde nos dirigimos hacia la desembocadura del Limia. La niebla nos sorprende, y nos detenemos en Ponteliñares.
De ahí, a escasos kilómetros en el ayuntamiento de Rairiz da Veiga, visitamos el lugar de Congostro, donde nos encontramos una interesante muestra de etnografía popular.
Retrocedemos de nuevo sobre nuestros pasos, y nos dirigimos hacia la montaña. En Vilar de Barrio a las faldas da Serra de San Mamede, nos topamos con este curioso salto de agua y con un pueblo abandonado: A Ermida. Piedra y pizarra se funden en medio de la naturaleza como un estigma que se resiste al paso del tiempo.
Antes de abandonar nuestro viaje volvemos la vista atrás, para en Sandiás, descubrir de nuevo los vestigios de la vieja Laguna de Antela. Quizás algún día bajo sus aguas resurja también la mítica ciudad de Antioquia. De momento, es el lugar perfecto para despedirnos de los paisajes más naturales da Limia.
Así es la comarca da Limia. Un lugar con múltiples sitios por descubrir.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook