Mapa de recursos


Maneras de Vivir

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hay, en la Galicia del siglo XXI, dos maneras de vivir.

Entre Teo y Cualedro se define la radiografía del bienestar gallego. Son dos polos opuestos, pero en los que igualmente muchos encuentran las virtudes necesarias para vivir.

 
Teo despierta temprano, a tiempo de llegar al trabajo, o lo que es lo mismo, despierta al ritmo de las ciudades. Las grandes urbes han dejado de crecer a ritmos acelerados, y Galicia, como muchas otras comunidades, asiste a un fenómeno de desarrollo de los ayuntamientos limítrofes.
Esto es lo que le ha pasado a Teo, que se ha convertido en el lugar de vida y residencia para aquellos que quieren estar próximos a la Capital Compostelana.
Por su parte Cualedro, en el sur ourensano, amanece con el ánimo del día, con la luz del campo, lo necesario para trabajar hasta que se pone el sol. Apenas 2.200 habitantes, de una media de edad que supera los 50 años, viven de una economía totalmente local.
Dicen que Teo es el ayuntamiento donde mejor se vive de Galicia y Cualedro, por lo contrario, es el último calificado en cuanto a bienestar socioeconómico.
Teo se identifica con el crecimiento de las áreas de influencia con su correspondiente núcleo urbano, lo que significa rejuvenecimiento y dinamismo?, y eso se plasma en las estadísticas (gente joven, buena renta per cápita?,trabajo, ocio?)
Cualedro, en la comarca de Verín, avanza hacia la despoblación. Este municipio refleja perfectamente los problemas que afectan a los ayuntamientos del interior, sobretodo de las provincias de Lugo y Ourense.
Pero el bienestar es un concepto difícil de definir, es una sensación del ser humano muy compleja que se exterioriza con manifestaciones de complacencia y optimismo. Por eso es muy difícil determinar donde se vive realmente bien. Al final es sólo cuestión de prioridades.
Unos miran los servicios que se nos prestan, otros valoran la tranquilidad, la proximidad a los núcleos urbanos, la naturaleza, la montaña, la costa, las infraestructura? son factores que se valoran de forma subjetiva, por eso es difícil contestar con estadísticas la pregunta de dónde se vive mejor; como decíamos, al final, es cuestión de gustos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook