Mapa de recursos


El Rock de la Cárcel

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La vida entre los muros de la cárcel de A Lama.

Muchos delincuentes que viven tras estos muros, creen, sin embargo, que es posible su reinserción social. Y las autoridades penitenciarias españolas están convencidas del éxito del proceso, a juzgar por algunos avances experimentados en lugares como este.

 
Muchos presos viven tras estos muros. Para los que nunca han visto el interior de una cárcel, hay que decir que nada es lo que parece. Nosotros queremos mostrarles hoy cómo es verdaderamente uno de los principales centros penitenciarios gallegos.
La cárcel de A Lama tiene bajo su custodia a más de 1.500 presos, divididos en 17 módulos. Se trata casi de una población, con una rutina, unas normas que cumplir, y un trabajo que elaborar.
Haber llegado a un lugar como este no significa el final, muchos de estos chicos lo saben y por eso intentan labrarse un futuro mejor para tener oportunidades cuando estén en la calle. Unos están estudiando en la ESO, otros intentan sacarse bachillerato, e incluso los hay que se atreven con la universidad a distancia. En total son unos 200.
Pero también los hay que prefieren trabajar.El centro oferta 28 cursos de formación que les ayudan después a realizar un oficio dentro de la propia prisión colaborar con empresas del exterior desde las propias instalaciones.
Panadería, cocina, lavandería, cantería. O también el trabajo con la madera o el cableado de automóviles. Además cuentan con un equipo de fútbol y otro de baloncesto, que participan en competiciones federadas.
Se levantan a las 8 de la mañana, desayunan y a hacer deporte. Después cada uno se irá a la actividad o taller de formación al que se haya apuntado. Son voluntarios, así que también los hay que cuentan con más tiempo libre.
Llega la hora de comer, tras ella la siesta. Más actividades, los que las tengan y a cenar.
Unos lo llevan mejor y otros peor. En el modulo de convivencia, por ejemplo, están convencidos de que fuera les espera una vida mejor. Se trata de un sector creado hace a penas 6 meses en el que son los propios presos los que gestionan su zona. Ayudados por un educador y otros profesionales, han creado un espacio distinto, tanto por el nivel de actividad como por la organización y el estado de las propias instalaciones. Un módulo al que se accede de forma voluntaria, con el compromiso de tener una conducta ejemplar. Mario es su portavoz.
La reinserción es posible. Sólo hay que querer salir adelante. Si no que se lo digan a estos 8 internos. Han creado un grupo: Ying Yang.
Lo que empezó como un entretenimiento para sus compañeros y una forma de hacer más llevadera su estancia en A Lama, se ha convertido en toda una sensación. Primero vinieron las actuaciones en otros centros penitenciarios, pero este verano se les permitió salir a la calle, Vigo les dio una calurosa acogida.
Su música hace vibrar a los que les rodean, a ellos les ayuda a desconectar un poco del día a día. Así nos lo explica Antonio.
Como decíamos la reinserción es posible. Y la mejor forma de conseguirlo es darle este tipo de oportunidades a los presos.
Y quien sabe, puede que dentro de unos años estemos comprando discos de Ying Yang.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook