Mapa de recursos


La Ruta de Toxosoutos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los montes y el agua son los protagonistas del paisaje de este territorio.

Vamos esta vez en busca de la sorpresa del invierno a uno de los municipios menos conocidos de Galicia, pese a estar enclavado entre la hermosura del Valle de Quintáns, al pié del mítico Iroite, el monte que avista, desde su sierra, la Sierra del Barbanza, dos rías, la de Noia y la de Arousa.

 
Desde la Casa do Xan nos recomiendan una serie de rincones que no podemos dejar de visitar en Lousame.
La primera parada es en el mítico Iroite. La vista de hoy es algo diferente de la habitual, pero igual de hermosa. Un manto de niebla ha cubierto la ría de Muros -Noia y se adentra rápidamente hacia el interior. Antes de que pinte de blanco todo el valle conocemos desde esta altura la parroquia de Tállara, una de las 7 que compone Lousame.
Este es uno de los municipios más grandes de Galicia, con 93 kilómetros cuadrados y con una población de 4000 habitantes muy diseminada en por los valles fluviales. Es quizás uno de los lugares más tranquilos de este país, en el que disfrutar de la naturaleza más pura, de escuchar el silencio pétreo como de San Lourenzo. Lugar de bullicio, meriendas, de romería veraniega, de oración en su capilla y hoy callado y casi misterioso.
La calma de este municipio se rompe con sonidos de la naturaleza, del agua que baja de la sierra como la de este río Lobo que se cuela entre Cernades y Abeixón y por el que se intenta hacer un paseo que siga su curso.
El agua también es culpable de uno de los espectáculos más hermosos de Lousame, la Cascada de Toxosoutos. Una increíble caída del río San Xusto que se cuela entre las rocas hasta llegar al monasterio.
La vista es fantástica, el monasterio de San Xusto, del siglo XII, se construyó sobre una ermita dedicada a San Justo y Pastor, por los caballeros Froila Alonso y Pedro Muñiz de Carnota, que lo fundaron bajo la regla de San Benito. Fue el de mayor poder económico de Galicia en el siglo XIII, pero la decadencia lo lleva al abandono y su claustro fue vendido en 1920 para costear unas obras. Hoy en día pertenece al Pazo Pena de Ouro de Noia.
El conjunto se completa con un albergue restaurante y una ruta de senderismo que lo atraviesa.
Nos quedamos con esta postal en la retina, escuchando el silencio de la naturaleza más pura de Lousame.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook