Mapa de recursos


Los Últimos Hippies

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Bienvenidos a una de las pocas aldeas hippies que existen en Galicia.

En pleno siglo XX donde las nuevas tecnologías son el motor del mundo, todavía podemos encontrarnos con lugares como este. Estamos en A Cavada, una pequeña aldea de A Lama.

 
A tan sólo 30 km de Pontevedra, de las aglomeraciones, los atascos, del ajetreo de la ciudad, podemos disfrutar de la calma, el silencio, la naturaleza. La tranquilidad y una vida ajena a los horarios es lo que llevó a estas personas a instalarse en estas casas abandonadas ya en los ochenta. Hoy son 14 las habitadas y muchas en proceso de restauración.
Aunque no lo crean, aquí todavía no ha llegado la electricidad. Suplen la falta de luz con velas, generadores que cargan con gasolina y pequeñas placas solares. Pero no por mucho tiempo. La Xunta y la Consellería de Innovación harán llegar un los próximos meses a A cavada eso que para nosotros nosotros resulta ya imprescindible: la energía eléctrica.
Ya se han colocado los catorce postes que darán luz a las viviendas, pero todavía no está en funcionamiento.
La mayoría de los vecinos se muestran contentos con este paso adelante. Aunque como dicen ellos, una cosa es tener electricidad y otra muy distinta urbanizar la aldea. Y es que la magia de este pueblo está en sus callejuelas y en la forma de vida que hay en estos momentos.
Así rechazan el alumbrado público o que les faciliten el acceso a sus hogares. Les gusta lo que tienen y si piden electricidad es para poder tener una nevera o una lavadora, no necesitan más.
Y la verdad es que los paisajes de la zona y el aire que se respira llenan de paz a cualquiera que se acerque hasta aquí.
Es el paraíso de los hippies. Son unos 30, la mayoría mujeres y niños, que como ven, se niegan a entrar en el siglo XXI, les gusta como viven, y las ferias y algunos trabajos ocasionales les bastan para salir adelante.
Es otra filosofía de vida, ¿se atreverían a probarla?


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook