Mapa de recursos


Toda una Vida Juntos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Ramón y Áurea se conocieron en el colegio, siendo dos niños y se casaron en 1946.

Burres es una pequeña parroquia del municipio de Arzúa, donde confluyen los Caminos Francés y del Norte, de las peregrinaciones a Compostela. Allí viven aún, tras sesenta años casados, Ramón Camino Furelos y Áurea Quintela Seijas, padres de nueve hijos y abuelos de veintidós nietos que ya les han dado siete bisnietos.

 
Son aldeas autóctonas. Donde pervive el sabor a leyenda y a cuento viejo. Donde nos encontramos al peregrino en su arduo caminar hasta tierra Santa.
Arzúa es dominio de buena leche y de quesos con fama a nivel internacional. Es un pequeño reducto de esa Galicia imperecedera, de tradición hecha a fuego y a leña. De gente con buen corazón.
Y de esa gente noble les vamos a hablar. Porque en el lugar de Raído se encuentran nuestros personajes.
Este es Ramón Camino Furelos. Tiene 85 de edad y toda su vida se ha dedicado a las duras tareas agrícolas. Que aún hoy, sigue ejerciendo con asombrosa tenacidad. Hace 60 años que pidió en matrimonio a su compañera Áurea Quintela Seijas, de 84. Su pareja y fiel compañera durante seis décadas de feliz matrimonio. De los han nacido 9 hijos, 22 nietos y 7 bisnietos.
Una familia única, divertida, cariñosa y muy unida, que sorprende en estos tiempos en el que el divorcio está a la orden del día. Casi podemos afirmar que Ramón y Aúrea son el matrimonio más duradero de Galicia, y su familia un ejemplo de compañerismo. Ambos, repasando toda su vida juntos afirman que los suyos son lo más importante, porque en definitiva, es lo que más alegría les dan. Casaron sin posibles, y hoy son unos ricos padres, abuelos y bisabuelos.
Pero tanta prole es difícil de juntar, más que nada porque dos de sus nueve hijos viven aún en Alemania. Aún así, parte de la familia convive diariamente con ellos. Y las reuniones, con los otros, se hacen con frecuencia.
El bullicio en la casa de Ramón y de Aurea está garantizado. Cada encuentro es una fiesta. Donde los pequeños de la casa son el futuro de esta saga familiar.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook