Mapa de recursos


PARAISOS DESCONOCIDOS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Paraísos ocultos junto al mar o en la sierra donde se asientan hermosas aldeas que vuelven a renacer.

Estamos de vacaciones en Galicia, una tierra que esconde auténticos paraísos aún por descubrir para la mayor parte de quienes nos visitan. He aquí algunos de esos lugares hermosos que le les invitamos a conocer este verano.

 
No hay más tranquilo que vivir en el campo, y de eso sabe mucho Manuel, que después de haber recorrido medio mundo ha acabado retornando a Magros, en Beariz, Ourense.
Él, es uno de esos tantos emigrantes que años atrás han cogido sus maletas y se han ido a buscar fortuna a otros países, pero la tierra llama y ahora, Beariz, está recobrando la estampa de lo que ha sido antaño.
Un ejemplo de recuperación es la localidad de Alvite. Desde hace poco más de una década, este lugar se ha ido rehabilitando hasta tener este espectacular aspecto. Cada recodo ha sido restaurado con mimo, atendiendo a las costumbres del pasado y a la comodidad de nuestros días. La piedra se ha fundido con la naturaleza creando espacios realmente agradables.
Si quieren disfrutar más de Alvite en la casa de Turismo Rural A zapateira de tío Ramiro, tendrán todo lo necesario.
Sin salir de Beariz, en Magros, en cambio, les invitamos a que disfruten de su río, donde podrán encontrar prácticamente de todo: hospedaje de turismo rural, molinos rehabilitados y esta impresionante playa fluvial. Todo un spa al aire libre. Si, por el contrario, lo que le gusta es internarse por parajes más agrestes entre Ourense y Pontevedra, les invitamos a visitar a Serra do Suido.
Su variada fauna y flora confieren a este lugar una personalidad propia. Otra de sus singularidades es que en esta extensa planicie podrá hallar restos arqueológicos de todo tipo, y estos curiosos chozos, que antaño se cree que daban cobijo a los pastores de la zona.
Como ven al Suido no le falta casi nada, es uno de esos parajes desconocidos que esperan a ser descubiertos.
Y del interior nos vamos a la costa. Al atlántico litoral da Costa da Morte, donde hacemos una pequeña ruta para mostrarles los parajes más llamativos.
En Camelle hacemos un alto para rendirle homenaje al difunto ermitaño Manfred, en el que hoy es ya uno de los museos al aire libre más curiosos que nos podemos encontrar.
Cada piedra, hueso, madera o metal ha sido reconvertido por la mano del alemán en una obra de arte.
A unos minutos de Camelle y encajonado entre montañas y mar nos topamos el pueblo de Arou.
Otro lugar que pasa desapercibido y que tiene mucho por descubrir. A nosotros nos ha gustado su coqueto puerto marinero donde hemos hecho una parada.
Nuestra visita la acabamos disfrutando como no podía ser menos con la visión de los espectaculares acantilados de esta abrupta costa.
Estamos en el entorno de cabo Vilán. En donde ponemos punto final a un recorrido por alguno de los muchos paraísos escondidos de nuestra verde tierra.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook