Mapa de recursos


Verdés, Turismo en Familia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Conozcan el espacio natural de Verdés, un lugar para hacer turismo en familia.

Dicen que el río Anllóns creó el paisaje favorito del bardo Pondal, en su desembocadura, allá en Ponteceso, donde se encuentra su magnífico estuario. Pero a lo largo de su trayecto, desde que nace, en tierras de Laracha, el Anllóns crea hermosos parajes en los que podemos disfrutar de bellos espacios naturales como el de Verdés.

 
Hubo un tiempo en que estas aguas, las del río Anllóns, hacían ruido más allá de Galicia... Dicen que la cantidad y calidad de su lamprea y su reo imponían su autoridad de mesa en mesa por toda España.
Casi treinta años después, queda algún guardián de aquella esencia pesquera, pero hoy la lamprea está vedada en todo el río, y aunque su ?sona? sigue vinculada a la caña, lo hace de manera muy diferente: en forma de refugio de pescadores vestido de pequeño paraíso de ocio en este espacio natural, el de Verdes, en Coristanco.
Tres de los catorce molinos que se concentran en menos de trescientos metros en este enclave se comenzaron a recuperar como refugio para los amantes de la pesca en el año 82. Aunque su belleza paisajística ha hecho que en pocos años se convierta, además, en un escenario de peregrinación turística de los más visitados de toda la comarca de Bergantiños. Merendero a pie de parrilla dentro y fuera del molino se fusionan con tradición y una naturaleza que todavía hoy esconde más de lo que muestra. Ante esta estampa, no es extraño que las aguas del Anllóns compusieran la atmósfera modelo para inspirar los versos de Pondal, que, además de a Verdes, canta a otros parajes que salpica el río en Coristanco. A pocos minutos del refugio, este, que hoy cuesta ver escondido entre vegetación, es otro de ellos: la Ponte Dona.
Aunque si en el ayuntamiento hay un puente del que se habla ese es de Lubiáns, situado sobre uno de los afluentes predilectos del Anllóns: el río Grande. Todos lo conocen como el puente romano, y se cree que por aquí pasó en su día una vía de esa época que desde Coruña se dirigía hacia Fisterra. Aunque su forma hace pensar aún hoy a muchos historiadores que puede ser medieval o incluso posterior. Lo que sí es seguro es que el caudal que salva sirve aquí de frontera natural para los ayuntamientos de Coristanco y Carballo, como hace en otros muchos puntos a lo largo de sus 54 kilómetros. Es la columna vertebral del valle de Bergantiños.
Lo vemos joven en el Monte Xalo, donde nace... nos muestra su cara más urbana en las áreas recreativas que deja a su paso por Carballo; y mientras se alimenta de riachuelos, se va convirtiendo en un torrente maduro en Ponteceso, donde consolida su cauce hacia el Atlántico.
La parroquia de Anllóns de este municipio lo bautiza por ser la más cercana a su desembocadura. En ella, este, el de Santiago, engrosa la cifra de de molinos que tiene esta cuenca. 48 en total. Y el rápido flujo de aguas nos deja entrever que aquí vibra ya la marea. La ensenada de Insua y el estuario están cerca.
Los contemplamos desde el Monte Blanco, el mejor lugar para hacerlo. Una lengua de arena y naturaleza de ensueño, de más de mil hectáreas, que antes de morir en el océano, el Anllóns nos deja como regalo para nuestra vista.
Bajo la protección de la multitud de brazos que dibuja en este punto el Anllóns, formando minúsculos islotes y penínsulas, se ha creado uno de los escondites con más encanto de nuestra tierra.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook