Mapa de recursos


Avión, Distrito Federa

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Galicia Para El Mundo viviremos ahora unas vacaciones en Avión.

Entre el Suido y el Faro, en tierra que fue de pastores y de emigrantes. Ahí está Avión, mirando a lo lejos al Ribeiro ourensano, a cuya comarca pertenece. Viven en el municipio, todo el año, unas 3.000 personas, pero cada verano se convierte en un “distrito federal”, como si estuviéramos en Méjico.

 
En verano, la cara ourensana de la Sierra del Suído deja de tener el semblante gallego tranquilo que muestra durante el invierno y comienza a moverse al ritmo de unos acordes que vienen del otro lado del Atlántico.
Sonidos mariachi, olor a taco y sabor picante aquí no resultan exóticos porque una vez al año, cuando llega esta época lo impregnan todo. El borbotón de gallegos que un día emigraron en busca de una vida mejor regresa para calmar su morriña, trayendo en su maleta, además de recuerdos y ganas de disfrutar de su tierra, la esencia del país al que marcharon, que en esta zona fue mayoritariamente el azteca. De los 60.000 gallegos radicados en México el pasado año, más del 60 por ciento son ourensanos y la mayoría procede de las comarcas de O Carballiño y O Ribeiro. No es extraño por eso que pequeños pueblos de la zona como Avión, y también los vecinos Beariz y Boborás, multipliquen ahora en estío su población con los venidos de allá.
Carlos enseña con orgullo el núcleo de casas de San Vicente, en Avión. En Vigo estudió y a los 25 años se casó y se asentó durante un tiempo antes de emigrar en 1994, en esta parroquia en la que ahora veranea, Amiudal.
Él es reflejo de la peculiaridad más destacada de la emigración al país azteca. El alto porcentaje de éxito económico. Sus padres comenzaron en el sector de los muebles. Él marchó para encargarse del negocio familiar y que ellos pudieran retornar y hoy divide su vida entre los hoteles y restaurantes que mantiene en Querétaro, Guadalajara y DF.
Estas nueve parroquias que salpican el valle que abriga el municipio, vieron partir, como a él, al otro lado del Atlántico a la mitad de sus vecinos, sin saber que el 80 por ciento se encontrarían en el Distrito Federal.
El fruto de su trabajo y ahorro, alumbrados por la suerte del país de acogida, lo vemos labrado aquí en materiales nuevos que destilan lujo. Casas de ensueño que ahora en verano se llenan de vida, pero que el resto del invierno permanecen cerradas porque antes los miembros de la familia se turnaban y podían pasar un par de años allá y otro par aquí. Pero ahora las vacaciones en la tierra se reducen a un par de meses. Mientras el sueño del retorno no se cumple, se conforman con exprimir al máximo estos días de verano que les quedan.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook