Mapa de recursos


EL PAZO DEL ARTE

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hay un pazo-museo en Vigo, cerca del mar de los poetas y está lleno de arte de aquí, de Galicia.

El Pazo de Castrelos es el Museo Municipal Quiñones de León y alza su hermosa arquitectura entre la frondosidad de uno de los mas bellos parques de Galicia y sus propios jardines de estilo francés.

 
Vigo cuenta con múltiples rincones en los que perderse. Lugares para el descanso, el paseo, para practicar deporte o simplemente para disfrutar de la naturaleza.
En el parque de Castrelos, el pulmón de la ciudad olívica, les descubrimos el Pazo de Quiñones de León, al que podemos denominar el Pazo del Arte y enseguida entenderán el porqué.
El origen de este edificio se remonta al antiguo Pazo da Lavandeira del siglo XVII. En todos estos años pasó por manos de diversos propietarios. En la fachada observamos el escudo de la familia Tabares, que vivió aquí hasta el S.XVIII.
En 1924 Fernando Quiñones de León, Marqués de Alcedo, dona este pazo al pueblo de Vigo con la condición de que se creara en él un museo y un parque público. Y así se hizo. Hoy, podemos admirar en él una extensa colección de obras de arte. Pero no hace falta que nos fijemos en sus paredes para contemplar el arte, pues en sus interiores, cualquier detalle también es digno de admiración.
La decoración y mobiliario de las distintas dependencias del pazo nos introducen en el ambiente señorial de la antigua residencia de los marqueses y no nos cuesta mucho imaginar cómo sería su vida aquí.
El museo cuenta con una extensa pinacoteca que guarda una de las colecciones más importantes de pintura gallega contemporánea.
Podemos contemplar obras de grandes autores gallegos como Virxilio Blanco, Arturo Souto, Luis Seoane, Carlos Maside, Laxeiro o Manuel Colmeiro, entre otros. A través de sus pinturas, descubrimos su particular visión de la Galicia de la época.
En otras salas el visitante puede conocer pasajes de la historia de Vigo, a través de los diferentes hallazgos arqueológicos que aquí se exponen.
Pero el Pazo de Quiñones de León guarda más secretos. Visitamos el entorno que rodea al museo para comprobar la belleza de sus cinco hectáreas de zonas ajardinadas. Comenzamos en el jardín francés. Uno de los más hermosos. En él encontramos trazados de setos de boj casi laberínticos y una de las camelias más antiguas de Galicia, que data de 1860.
Hacia la izquierda se encuentra la rosaleda. ¿Adivinan que flor es la protagonista? Las vemos de diferentes formas, tamaños y tonalidades.
El jardín inglés también es conocido como la ?Pradera del té?. En el centro hay un estanque en el que podemos ver una maqueta del pazo.
Al lado de este curioso palomar, encontramos otro ?pulmón?. Se trata de este bosque de eucaliptos plantados en 1872.
Antes de abandonar el recinto del museo, vemos su libro de visitas en el que encontramos evidencias del paso de Alfonso XIII, Victoria Eugenia, Calvo Sotelo o del famoso escritor Willian Somerset Maugham.
Y no podíamos abandonar Vigo, sin dar una vuelta por el Parque de Castrelos, para muchos sinónimo de música. En verano los vigueses disfrutan de los mejores conciertos en un marco incomparable, en este auditorio al aire libre, que nos recuerda a los anfiteatros grecorromanos.
En definitiva, Castrelos tiene de todo, es el lugar perfecto para que disfrutemos del arte y de la naturaleza en estado puro.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook