Mapa de recursos


El Vino del Oro

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Comenzamos nuestro recorrido por las cinco comarcas vitivinícolas de Galicia, en Valdeorras.

Esta es tierra rica en oro. El oro negro de la pizarra, su industria principal. Y el oro blanco, el del buen vino. El que dicen que trajeron los romanos, cuya huella es palpable en toda esta extensa comarca de Valdeorras que comienza donde O Barco linda con el Bierzo y termina a los pies de los montes de Manzaneda

 
Empezamos nuestro recorrido al lado de un río. Navegamos por el Sil. El río de oro. Hasta descubrir la fachada más fluvial do Barco de Valdeorras, donde hacemos un alto para deleitarnos viendo a los ourensanos disfrutar de las aguas de este torrente, desde este punto partimos para recorrer estas hermosas tierras.
Nuestra primera parada la hacemos en lo alto. Estamos en Rubiá en uno de los entornos naturales más impresionantes de la comarca de Valdeorras: a Serra da Enciña da Lastra.
Un paisaje modelado en roca caliza que nos ofrece estos espectaculares entornos. Algunas de las paredes con el paso de los años se han derrumbado creando estos impresionantes cañones sobre el Sil, y dejando al descubierto entradas a grutas y cuevas dignas de ser exploradas.
Para aquellos amantes de la espeleología dicen que en Rubiá existen más de 200 cuevas. Las de Zobra y K1-Cuvelas son las más conocidas. Nosotros nos hemos adentrado en ellas, hemos recorrido toda una serie de senderos estrechos, para poder descubrirles los tesoros que se arrinconan bajo tierra.
A la salida nos dirigimos volando hacia A Rúa donde les invitamos a que recorran los paisajes más verdes en tren. Así descubrirán lo más insólito de esta comarca vinculada a la cultura del vino.
Desde a Rúa si cruzamos el puente romano da Cigarrosa llegamos hasta la localidad de Petin. Un coqueto pueblo de interior que en verano se llena con los emigrantes que residen en el exterior.
Petín aparte de acogedor es uno de los núcleos vitícolas más importantes de Valdeorras. No hay más que contemplar sus laderas plagadas de viñas para imaginar el movimiento que se genera entorno a este fruto.
Han sido varias las bodegas que se han instalado en este entorno, incluso algunas son ecológicas, lo que ha dinamizado enormemente la economía de este lugar castigado por la emigración.
Lo mismo ocurre en O Bolo. Nuestra siguiente parada. La antigua Volobriga tuvo título de condado, y perteneció a Lemos allá por el siglo XV. Su fortaleza es uno de los emblemas que se conservan más representativos de aquella época.
Sin embargo la joya de este hermoso municipio está encajada en plena garganta del Bibei. Entre viñedos. Es el pueblo das Ermidas que parece desafiar todo tipo de leyes gravitatorias.
Su hermoso santuario mariano es la meca de cientos de peregrinos. Su construcción fue allá por el siglo XIII y como siempre a raíz de una curación milagrosa. En este caso la benevolencia de la virgen recayó en el maltrecho Obispo Alonso Mexia de Tovar, el cual una vez sanado mandó construir este hermoso templo a orillas del río Bibei.
Una puerta abierta a un hermoso paisaje desde donde nosotros nos despedimos de la comarca de Valdeorras. Del valle del vino. Del vino del oro.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook