Mapa de recursos


LOS VERDES PRADOS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hay una estampa bucólica de la Galicia rural, que pinta de verde esperanza la postal del futuro desarrollo interior.

Es la de los verdes prados, pastizales de las vacas guapas: la rubia, que pare la auténtica ternera gallega para carne, y la vaca lechera, generadora de una industria que va a más, gracias a que las reservas mundiales de leche en polvo y mantequilla están a cero.

 
No ha transcurrido mucho tiempo entre estas imágenes y hoy. Sin embargo, el retrato en blanco y negro de la Galicia ganadera, donde había una vaca por familia pertenece ya al recuerdo. Las pequeñas explotaciones han dado un paso hacia delante y los nuevos tiempos están marcando un ritmo diferente en el rural gallego.
Actualmente el sector primario aún sigue siendo prioritario en la economía de Galicia; y aunque nuestros mayores aún siguen manteniendo algunas de las viejas costumbres, ahora lo que se impone es la era tecnológico-industrial.
Si echamos un vistazo a las cifras actualmente hay registradas más de 53.000 explotaciones ganaderas, de las que unas 14.000 se dedican a la producción láctea.
En Galicia sigue siendo muy importante el ganado vacuno frisón. De hecho, somos la comunidad autonómica con mayor número de reses de todo el estado. La gran competitividad de esta industria ha sido fundamental a la hora de reactivar e impulsar este sector, que cada día cierra las campañas lácteas con mejores resultados.
De hecho, entre abril del 2006 y marzo del 2007, tal y como se miden los años lácteos, los ganaderos gallegos han vendido 2,28 millones de toneladas de leche, lo que representa un 38% de la producción total estatal, y todo parece indicar que el próximo ejercicio estos datos seguirán incrementándose.
El campo gallego se industrializa, no solo la leche ha marcado una diferencia en los mercados en los últimos tiempos sino que hay una amplia gama de cultivos y productos que están impulsando nuestro rural. El sector avícola, por ejemplo, ya situado a Galicia dentro de las grandes empresas europeas.
Este impulso del campo está fomentando el cooperativismo y atrayendo nuevas iniciativas de carácter privado que apuestan por productos a veces no muy conocidos.
Avestruces, búfalos o caracoles ya no resultan extraños en la economía agropecuaria de nuestra comunidad.
Toda una reconversión hacia la modernidad que hace crecer el potencial de nuestro campo, pero que todavía no ha logrado borrar esa huella imperecedera de nuestra querida aldea.
Ese encanto especial que ilumina la mayor parte de nuestros municipios. Esos lugares construidos a base de tradición, con casas de piedra y madera noble. Esos rincones inolvidables. Espacios de verdes prados que todavía muestran la cara más amable de nuestro campo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook