Mapa de recursos


EL BALCON DE LA RIA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La Escola de Canteiros de Poio es el emblema de la artesanía de la piedra, en Galicia.

La extensa etnografía gallega nos habla de la importancia que tuvo el canteiro en nuestra historia, en edificios de todo el mundo se nota el trabajo de estos artesanos gallegos. Baste decir, por ejemplo, que su contribución a la construcción de la Sagrada Familia de Barcelona está resultando imprescindible.

 
Mima el cantero con su cincel la piedra. Esculpe con su sabiduría los cantos, creando para nuestro placer obras tan impresionantes como este Monasterio Mercedario. Estamos en Poio, tierra de canteros, y desde aquí, desde la que ha sido cuna de iniciados en el arte de la piedra comenzamos nuestro recorrido por los caminos más pétreos, no sin antes pararnos a contemplar esta magnífica obra de arquitectura religiosa.
Del conjunto destaca la iglesia del siglo XVII, donde se nos muestra con gusto una esplendida conjugación de formas renacentistas y barrocas. En el centro preside este trabajado retablo hecho por la escuela compostelana.
Hay capilla gótica, como esta del Cristo, y otra más sencilla en formas, donde sobresalen estos mosaicos.
El claustro de las procesiones del siglo XVI tiene unas admirables bóvedas de crucería, y en el centro destaca esta fuente barroca.
Más sencillo es el Claustro del Crucero, pero quizás sea el más admirado, por este monumental mosaico sobre el camino de Santiago.
En la huerta nos encontramos este hórreo de 123 metros cuadrados. Aunque si hacemos un poco de turismo donde sí hay tradición de estas construcciones es en Combarro.
Aquí, la piedra impone su textura en todos los recodos. Cruceiros y hórreos se llevan la palma, aunque la piedra es todo un emblema de este pueblo pontevedrés convertido actualmente en monumento histórico artístico.
Si viajamos al interior y seguimos el curso del río Freiría encontramos otra muestra pétrea. Esta vez son sus molinos. Hay sobre unos 20 en el entorno de Samieira, y algunos de ellos están aún en funcionamiento. Como ven la ruta de la piedra en Poio guarda a su manera diversos tipos de encanto.
Acabamos como no podía ser menos contemplando el recorrido que hemos hecho desde lo alto. Porque Poio no es más que el balcón de la ría de Pontevedra.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook