Mapa de recursos


CIUDAD AUGUSTA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Lugo es Lucus Augusti. La ciudad romana fundada por un César.

Quince años antes de nuestra era nacía Lucus Augusti, la que más tarde sería capital de la Gallaecia. El bosque sagrado de Augusto se convertía en la primera ciudad romana de Galicia. Entre los años 15 y 13 a.C. Paulo Fabio Máximo fundaba la ciudad de Lugo por mandato del Emperador Augusto.

 
La muralla es el mejor símbolo de la romanización, pero no es la única huella que así lo demuestra. He aquí algunas otras: El puente de origen romano sobre el Miño y la Vía Decimonona de los mapas de Antonino. La Puerta de San Pedro, principal entrada a la ciudad bajo el Imperio Romano, en el siglo IV. El crismón, el mosaico y las esculturas y aras que se guardan en el Museo Arqueológico provincial. Las termas del siglo I, que se conservan aún en el Hotel Balneario de Lugo.
Los lucenses del S.XXI caminan sobre piedras que esconden viejos tesoros del gran imperio del César. Y precisamente en esta calle de Doctor Castro se ubicaba una edificación importante. Hoy alberga La casa de los mosaicos. Las dimensiones y la calidad de estos nos indican que pertenecerían a la residencia de un personaje ilustre.
Además de los restos de los mosaicos, observamos vestigios de pinturas murales y de otras dependencias.
Seguimos las huellas del imperio en el Museo Provincial. Las miradas se centran en el mosaico que representa la escena de Dédalo y Pasifae. Pero también posee entre sus fondos cerámicas, aras y otros vestigios de la ciudad augusta.
En el jardín de San Roque apareció una gran necrópolis romana con restos de incineraciones e inhumaciones. Se decidió que lo mejor era su conservación in situ y por ello se creó aquí el Centro Arqueológico de San Roque.
En la excavación también se toparon con este curioso estanque, quizás relacionado con el culto funerario o con otro religioso más complejo, en el cual podrían estar presentes ciertas divinidades orientales.
Este horno nos habla de la existencia de un centro artesanal para la fabricación de materiales cerámicos.
Y llegamos al emblema de la ciudad, la gran muralla, que ha merecido ser Patrimonio de la Humanidad.
Entre finales del S.III y principios del IV, Lucus vivía tiempos críticos desde el punto de vista político y militar, por ello levantan este circuito defensivo. La muralla ofrece más de dos kilómetros de paseo. Muchos lucenses la recorren a diario, como hacían en el imperio los legionarios, mientras vigilaban por la seguridad de la urbe, a la que se accedía por diez puertas. La Puerta Miñá es la mejor conservada de la época romana. En su interior conserva el hueco destinado al cuerpo de guardia.
Salimos de la ciudad por ella y llegamos al Museo Porta Miñá. Aquí encontramos tesoros que se escondían bajo las piedras de Lugo, que nos ayudan a reconstruir la historia de la civilización romana.
Descubrimos que a nuestros antepasados les gustaba la joyería, el teatro, presumir de una buena vajilla o por qué no de un vestido realizado en este telar de pesas.
Por todos es conocida la afición de los romanos por el termalismo. En Lucus aprovecharon los manantiales de agua caliente que había a la orilla del río para crear estos baños públicos que aún se conservan el Balneario de Lugo.
Y cerca de aquí el Puente Romano, que formaba parte de la Vía XIX.
En la urbe no dejan de aparecer cosas y los lucenses transitan tranquilos conscientes de que todavía les esperan muchos secretos de la antigua Ciudad Augusta.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook