Mapa de recursos


Ciudad Verde

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El verde rodea ya, en algunos puntos la Muralla bimilinenaria.

Es en extramuros donde encontraremos el referente principal de los espacios verdes urbanos lucenses: el Parque Rosalía de Castro, un jardín romántico en el que destaca su espacio central , sus fuentes, el estanque de aves acuáticas, sus amplios paseos bajo árboles singulares y su espléndido mirador de la ciudad y del río.

 
Visitamos el Lugo verde. Paseamos por sus parques descubriendo los momentos más relajantes. Empezamos nuestro recorrido extramuros en el Parque Rosalia. Es el más antiguo del viejo Lucus Augusti, de hecho en principio se llamaba de Afonso XII y en 1925 según cuentan los libros era tan solo monte y cuatro huertas. Hoy cuenta con una superficie de 23.000 metros cuadrados llenos de rincones para disfrutar.
Bajo los árboles encontramos el palco de la música, un espléndido palomar, y este hermoso recinto donde campan a su libre albedrío varios pavos reales.
Los que más disfrutan como siempre de las zonas ajardinadas son los niños que hacen de este espacio su territorio, cada rincón es un descubrimiento para los más peques de la casa.
Los monumentos también son otro de los atractivos de este vergel. Este es en honor a un viejo alcalde de la ciudad, pero el que destaca es el de nuestra poeta más famosa Rosalía de Castro.
Si entramos en la ciudad el parque con mayor abolengo por su privilegiada situación es la Alameda. Donde aquellos más perezosos se esconden de los rayos solares a la sombra que mejor cobija. Unos para leer, otros para hacer planes y otros, simplemente para hablar.
El centro de la ciudad esconde este pequeño espacio natural que hace la delicia de lucenses y viajeros.
Antes de salir de la urbe admiramos el parque da Constitución, donde encontramos este singular monumento a la familia Pelúdez, míticos personajes de las fiestas de San Froilán.
Ya en las afueras viajamos hasta el Paseo del Rato, donde vemos como los lucenses disfrutan del entorno caminando o practicando deporte.
Los más sibaritas optan por pasar un buen rato en este estupendo restaurante que nos hemos encontrado a las riberas del río.
No muy lejos del Rato localizamos el parque da Tolda, donde nos sorprende esta gran laguna artificial rodeada de varios puentes.
Y este caneiro rehabilitado, donde antaño los más aguerridos pescadores venían a practicar su deporte favorito. Actualmente aquí, comienza el itinerario Camiño do Miño.
A Tolda cuenta con una extensión de más de 80.000 metros cuadrados. Se sitúa en el entorno de los ríos Miño y Fervedoira y es el lugar perfecto para disfrutar de la tarde.
Su alto valor paisajístico y cultural hace que este recorrido sea ideal para todos aquellos que gusten de entretenerse con el Lugo más natural. Esta es la otra cara de los urbanitas. Es nada menos que el Lucus más verde.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook