Mapa de recursos


El Triángulo Verde del Valle del Vino

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En Meaño, Meis y Ribadumia crecen gran parte de las cepas del afamado albariño.

Hay un triángulo verde rodeando el corazón del valle del vino, el del Salnés, donde crecen las cepas del afamado albariño y donde el paisaje marinero se convierte en horizonte desde sus incomparables miradores.

 
Quizás no sean los municipios más reconocidos por sus exquisitos caldos de uva, pero sin duda forman el triángulo que rodea uno de los mejores valles del vino gallego.
Hablamos de Meaño, Meis y Ribadumia, en donde crecen gran parte de las cepas del afamado albariño.
Meaño es tierra de buenos vinos y de campos de cultivo. Con razón se dice que es la esencia de la Galicia rural.
Dena es su parroquia más urbana y la única que está en contacto con el mar. En ella descubrimos las telleiras, grandes hornos en los que se fabricaban las tejas y ladrillos que posteriormente se vendían por toda la comarca. En este ayuntamiento abundan los molinos, hay 72. Ocho de ellos tienen ruta marcada entre las parroquias de Lores y Simes.
Las aguas del río Chanca eran las encargadas de impulsarlos. Cada uno posee unas características peculiares. Tienen en común que fueron abandonados entre los setenta y los ochenta, ya que no podían competir con el molino eléctrico. La ruta discurre rodeada de campos de cultivo y ofrece bellos paseos por los escenarios de la vida cotidiana del ayer.
Meis se extiende desde las cimas del monte Castrove hasta los márgenes del río Umia. Posee más de noventa núcleos de población, impregnados del encanto de la tierra verde en la que crecen las uvas albariñas. Muchos de sus habitantes viven del campo, porque también Meis es rural.
Meis ofrece a los visitantes muestras de modernidad propias del S.XXI. Por ello, cuenta con uno de los mejores campos de golf de Galicia. Pero también guarda grandes tesoros de su historia como el Monasterio de Armenteira, uno de los mejores exponentes del románico gallego. Las piedras de este claustro recrean el silencio necesario para la oración, sólo roto por los sonidos de la naturaleza.
Si el Umia baña Meis, también es el encargado de hacer buenos honores al nombre del vecino ayuntamiento de Ribadumia. El Umia es el responsable de la fertilidad de esta tierra y del verde de sus campos, en los que crecen las cepas con buenas uvas albariñas, que en Barrantes conviven en perfecta armonía con plantaciones de uvas negras, con las que se elaboran sabrosos caldos.
Uno de los que ha sabido hacerse cargo del exquisito jugo del Salnés ha sido el Pazo de Barrantes. Gracias a los modernos equipamientos de su bodega y a la buena calidad de la uva se obtiene uno de los mejores vinos de la zona.
El pazo de Barrantes es un hermoso edificio señorial del S. XVI, propiedad de la familia Creixell. Aquí estuvo invitado en diversas ocasiones el escritor Graham Greene y entre las piedras de este pazo dio luz a algunas de sus obras. Y no es de extrañar que Greene se inspirase en esta tierra, cuyas gentes tienen el don de convertir la uva en oro líquido con denominación de origen.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook