Mapa de recursos


O Grove, el Paraiso

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El mar es la base de la economía de O Grove y también su mejor seña de identidad.

Esta pequeña península, bañada por el Atlántico y por la Ría de Arousa, se mira en sus espejos de agua incluso cuando se une al continente, en el istmo de A Lanzada, que es playa y espacio natural protegido. Por sus paisajes de mar –no solo por su marisco- llega atraído el turismo, en mayor número que al resto de Galicia.

 
En los mapas antiguos, O Grove era una isla, fueron los caprichos del mar y del viento, los que esculpieron esta hermosa península, bañada por el Atlántico y la Ría de Arousa.
Les proponemos una ruta que comenzamos en la cima del monte Siradella, desde donde descubrirán postales del intermareal Umia - O Grove, espacio natural protegido.
Continuamos por la senda de madera que recorre las playas de San Vicente do Mar. Déjense llevar por estas vistas y acérquense a las pequeñas calas que encontrarán en su recorrido, rincones perfectos para disfrutar de la tranquilidad frente al mar.
Desde otra parte de la península obtendrán esta postal de la isla de Sálvora.
O Grove cuenta con más de una veintena de arenales. Uno de los más famosos, A Lanzada, descansa en otoño de las aglomeraciones estivales, aunque todavía algunos afortunados disfrutan de ella. Otras como la de Area Grande, nos ofrecen fotografías paradisíacas, dignas del mejor catálogo.
Y si visitan O Grove, la isla de A Toxa merece una parada. Una vez que atraviesen este puente de ensueño, se sumergirán en un idílico paraíso que ya está al alcance de todos.
Aquí todo está pensado para que disfruten de un merecido descanso. En cualquiera de los hoteles encontrarán un sin fin de posibilidades para olvidarse del estrés. Independientemente de la época del año, A Toxa siempre recibe la visita de turistas que acuden aquí a disfrutar de unas buenas vistas, dar un paseo y llevarse en forma de concha un buen recuerdo de su paso por la isla.
Llama nuestra atención esta ermita, una de las más singulares de Galicia, recubierta de conchas de vieira.
Después de tantas sensaciones, es el momento perfecto para degustar la gastronomía de la zona. En este restaurante, Lino nos ofrece una deliciosa variedad de mariscos y pescados de la ría, con un toque innovador.
Para hacer una buena digestión, nada mejor que caminar por el paseo marítimo que conduce al puerto. En el descubrirán todo un museo a cielo abierto en el que estas esculturas de granito que están repartidas por toda la villa son las protagonistas. En el puerto, dos caras, la del ocio y la del trabajo. Catamaranes llenos de turistas y marineros preparándose para salir a faenar.
Y no podíamos abandonar O Grove, sin visitar a las gentes de Porto Meloxo, el otro gran puerto, en el que un producto con denominación de origen es el protagonista.
Los marineros nos invitan a navegar con ellos para mostrarnos de cerca el gran polígono de bateas.
Como han visto, O Grove es todo un paraíso natural y gastronómico. Una cita ineludible para descubrir una hermosa villa que respira al ritmo del mar.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook