Mapa de recursos


Viejo Mercado

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Galicia Para El Mundo nos vamos hasta el Mercado de Abastos.

El viejo edificio del Mercado de Abastos de Pontevedra, situado a orillas del Lérez, concentra la más importante actividad comercial de la ciudad. Su edificio posee un singular valor histórico y fue sometido no hace mucho a una interesante intervención arquitectónica que consiguió conjugar su interés artístico con la modernización de los servicios

 
Sigue siendo el nudo que enreda todos los hilos que confeccionan lo que queda del tradicional comercio pontevedrés. Cada mañana, de lunes a sábado, el mayor surtido de productos frescos llena de texturas y colores la orilla izquierda del Lérez.
Después de más de medio siglo de funcionamiento, el viejo mercado de abastos sigue siendo el motor dinamizador de la actividad comercial del casco histórico pontevedrés. Reformado por César Portela en 2003, el mercado, teje hoy en la planta baja, un mosaico de 168 bancadas de pescado, treinta de congelados, 42 casetas de carne, y 18 puestos de flores. En la planta superior, alguna otra carnicería y 64 stands de fruta y verdura llenan las cestas de la compra de productos de temporada, que huelen ahora más que nunca a otoño.
El diseño nuevo enmarca aquí la tradición que áun hoy le aporta encanto al mayor reducto del comercio tradicional de la ciudad. Junto a él, tan sólo perviven en Pontevedra alrededor de una veintena de pequeños negocios, en su mayoría familiares, y muchos a extinguir.
Aunque hay algunos que luchan por mantener su hueco como este almacén de paquetería, fundado en 1945. Dos hermanos heredaron de su abuelo la profesión en este céntrico edificio, que funcionó primero como ferretería. Hoy a penas trabaja ya como almacén y lo que lo mantiene vivo es la distribución de ropa de hogar y mercería a comercios de la comarca. Como él, sólo hay otro en Pontevedra.
Muy cerca, en la calle Curros Enríquez, en una de las zonas de más actividad, La Droguería Moderna sigue manteniendo también una heterogénea clientela por lo raro de su oferta... Robustos cajones con cientos de productos a granel, han hecho que la especialización mantenga vivo desde 1924 este peculiar negocio, junto a una tradicional botica renovada del mismo dueño.
Aunque sin duda, si hay una farmacia a la vieja usanza es esta. Fundada en 1872 en la Plaza de la Verdura, su historia la ha convertido incluso en parada obligada de muchas visitas guiadas por la ciudad.
Calle arriba, escondido entre soportales encontramos otro histórico que coge pulo en carnavales, donde todavía se siguen encontrando sábanas por metro o entretelas. Un curioso café concierto antes de 1896, que se viste desde 1904 de tienda de telas. Aunque si lo que buscamos es la renovación total de viejos edificios y negocios encontraremos en Pontevedra dos buenos ejemplos.
Uno de ellos, el centro de negocios, una casa burguesa del siglo XIX, que desde hace tres años es sede de 25 empresas de servicios.
El otro, en la Plaza Méndez Núñez, una antigua caballeriza de una de las casas señoriales más emblemáticas del casco. Con casi seis siglos de vida, dicen que su época de esplendor la alcanzó en el XIX y que fue cuna de tertulias literarias de escritores como Valle Inclán. Desde el 87, es uno de los más emblemáticos cafés de la ciudad, el lugar perfecto para acabar la tarde o empezar la noche con buen sabor de boca.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook