Mapa de recursos


BALCONES AL MAR

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Subimos a los balcones del Morrazo para contemplar, a la vez, el mar de Pontevedra y el mar de Vigo.

Desde Cantoarena en Marín, ascendemos hasta el lago de Castiñeiras y desde el mirador podremos ver el caer de la tarde sobre dos rías, la de Pontevedra y la de Vigo. Continuamos por el Morrazo para contemplar el puente de Rande y las Cíes para terminar en Bueu, camino de vuelta a Pontevedra.

 
Les proponemos una ruta cargada de imágenes merecedoras de las mejores fotografías, de postales que se quedan grabadas en nuestras retinas. A vista de pájaro o con los pies en la tierra, el objetivo es mostrarles la belleza de los municipios de O Morrazo.
Como aperitivo, un paseo en Marín por el Parque Natural Lago Castiñeiras, donde el otoño ya ha dibujado paisajes multicolores propios de lienzo.
Como los que podrían protagonizar estas aves, que han escogido como residencia este enorme oasis, centro de todas las miradas.
Junto a él, los abedules acompañan a todos los que deseen disfrutar de unos momentos de paz y tranquilidad en este entorno protegido.
En el parque, conocido también con el nombre de Cotorredondo, podrán contemplar ciervos y gamos en zonas valladas para que no los molestemos.
Subimos ahora a esta torre de vigilancia forestal que abre sus puertas para que podamos contemplar las dos rías. A un lado la de Pontevedra con la isla de Tambo como testigo. En días despejados, divisarán desde aquí O Grove, Ons, Sálvora y Pontevedra, entre otros muchos lugares. Desde el otro lado la gran ría de Vigo y la isla de San Simón.
Ascendemos ahora al faro de Domaio. En nuestro camino, nos encontramos con caballos salvajes en un hermoso paraje rodeado de castaños.
Estamos en la cima más alta de la sierra de O Morrazo. A más de a 600 metros de altura. Desde aquí se pueden apreciar las rías de Vigo y Pontevedra y en un día de suerte todas las Rías Baixas.
En 1921 llegó a Vigo el escritor Ernest Hemingway. En su viaje, se quedó impresionado con el lomo de la península de O Morrazo, que según relató se asemejaba a un gran dinosaurio dormido a orillas del mar.
Descendemos al Campo de Golf de Domaio. El lugar perfecto para recrearse con imágenes del puente símbolo de la modernidad y de la ciudad industrial. Frente a estas vistas, nada mejor que jugar al golf. Aquí encontrarán todo lo que necesitan para practicar este deporte en un entorno privilegiado.
Nuestra ruta se completa con un viaje por la nueva Vía del Morrazo. Desde la ventanilla, paisajes increíbles, uno de los mejores planos del Atlántico. Otra hermosa instantánea, encontramos en la villa de Moaña.
En Cangas admiramos el mar desde su puerto.
Nos detenemos en Bueu, que también es villa marinera.
Terminamos en una de sus playas, mirando este mar que les aguarda en los balcones de O Morrazo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook