Mapa de recursos


EL MAYOR CASTRO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Laias es un moderno balneario y Lás el mayor castro excavado de Galicia

La antigua Lansbricae romana es la actual ciudad de San Cibrán de Lás, un arquetipo de los castros gallegos que corresponde a la etapa final de la cultura castrexa y que adquiere su mayor esplendor a partir de la romanización. En su importancia mucho ha tenido que ver su ubicación, entre el termalismo de Laias, en Cenlle, y el Ribeiro de San Amaro, en la comarca de O Carballiño.

 
Viajamos en el tiempo para visitar la antigua Lasnbrica, que es la actual ciudad de San Cibrán de Lás.
Atravesamos esta muralla flanqueada por dos cuerpos de guardia y nos introducimos en el castro. Imagínense a sus habitantes que estuvieron aquí desde finales del siglo II a.C. hasta el I-II d.C. Se cree que había unos 4.000 vecinos, pues esta ciudad es enorme, nada menos que unas 10 hectáreas. Lo que le convierte en uno de los poblados castreños más grandes de Galicia.
Es tal su extensión, que pertenece a dos ayuntamientos, San Amaro y Punxín. Esta cruz de origen medieval es la que nos indica la separación entre ambos. Fue descubierto por Florentino López Cuevillas en los años 20. En los 50 siguieron las excavaciones dirigidas por Xaquín Lourenzo.
Actualmente, continúan los descubrimientos de los vestigios castreños y se están acondicionando diversas zonas, para facilitarles sus visitas.
El castro de San Cibrán de Lás posee un recinto central o croa delimitado por una muralla. En él se encuentran restos de edificaciones, pero ninguna de ellas estaba destinada a la vivienda. Se cree que esta zona estaría dedicada a otro tipo de actividades sociales.
Fuera de la croa, se ubicaban las viviendas, rodeadas de un sistema complejo de murallas, que podrían alcanzar los tres metros de altura.
Las casas de nuestros antepasados eran grandes. Cada parcela ocupaba una superficie de entre 180 y 250 metros cuadrados.
Las familias dividían el espacio según sus necesidades, pero todas contaban con una dependencia dedicada a la cocina y otra que serviría como almacén.
En alguna de las cocinas encontramos vestigios que nos indican dónde hacían la lumbre, las brasas y que poseían un mortero.
Las excavaciones realizadas también nos descubrieron que los castreños construían canales para que no se les encharcasen las casas y que acudían a coger agua a este aljibe.
Desde el castro, se aprecian buenas vistas. Aunque las mejores fotografías, las obtendrán desde el monte de San Trocado, que también fue territorio castreño, pero mucho más antiguo que el de San Cibrán.
En la cima, se ubica esta ermita dedicada a San Trocado. Junto a ella un área recreativa para que descansen mientras que disfrutan de hermosas vistas. A un lado, las de la tierra verde, en la que descubrimos San Amaro. Al otro, las protagonizadas por el Miño, que nos conducen a la comarca de O Ribeiro, donde el otoño ha teñido de color las viñas.
Es maravilloso contemplar los pueblos de esta comarca ourensana y el mar interior que conforma el embalse de Castrelo, creando postales de la tierra del vino.
Visitamos la Villa Termal de Laias, en el ayuntamiento de Cenlle, próxima al castro de Lás. En el balneario podrán tomar las aguas de los antiguos manantiales de múltiples maneras, pero siempre con el fin de ayudarle a relajarse. Otra opción es cuidar su cuerpo, siguiendo tratamientos especiales de belleza. O contemplar desde esta terraza el paisaje que conforma el Miño.
Nosotros nos quedamos aquí, disfrutando de la belleza del río, junto al agua que sana.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook