Mapa de recursos


Un Castro en el Camino

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Castromaior va a suponer un atractivo añadido a quienes hacen el Camino Francés por Portomarín.

El caminante que atraviesa el viaducto de Portomarín, hacia la moderna Villa, aún se asombra con la sequía del Miño cuando surgen de ella los fantasmas del pasado.El peregrino, de paso a Compostela, pregunta entonces por el misterio del pueblo sumergido, que emerge ante sus ojos para permitir el relato.

 
El de Castro Mayor, en Portomarín, es uno de los recintos arqueológicos de mayores dimensiones de los que se han excavado en Galicia: lo componen un conjunto de murallas, fosos y antecastros que rodean la corona, a lo largo y ancho de cuatro hectáreas.
Tras su excavación el pasado verano, gracias a la subvención de los trabajos por parte del Xacobeo, será declarado Bien de Interés Cultural.
La reciente excavación de Castro Mayor, a cargo del equipo del arqueólogo Luís Francisco López, ha dejado al descubierto no solo una densa población castrexa, sino también el papel de los sistemas viarios de la época: muchos castros fueron construidos a la vera del medieval Camino de Santiago, antes de que se iniciaran las peregrinaciones a Compostela.
En la actualidad, todo este territorio de Portomarín esta lleno de caminantes hacia Santiago, ya sea por motivos religiosos o por otros, los motivos de la peregrinación. Portomarín tiene todo él, especial encanto y mucho de esa magia tan característica de Galicia. Por una parte es un pueblo sumergido bajo estas estas aguas del Miño y por la otra un pueblo rescatado de una muerte que había sido anunciada.
Si evocamos el pueblo sumergido puede que emerjan legendarios relatos y viejos fantasmas, incluso por encima del agua embalsada.
Si recorremos el pueblo nuevo nos encontraremos con la hermosura de algunos monumentos salvados del naufragio, como las iglesias de San Juan y de San Pedro, o el Palacio de Berbetoros y la Casa del Conde.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook