Mapa de recursos


Entre Soutos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los soutos, el castaño y la castaña nos sirven como hilo conductor para conocer los pueblos del rural ourensano.

Este es el color y el sabor del otoño. Los extramuros de la urbe ourensana ofrecen parajes dignos de ser explorados así que sigamos la ruta de los soutos a ver que nos encontramos.

 
Nuestra primera parada la hacemos en plena ruta de peregrinos. Llegamos hasta el camino real que nos traslada hasta Cudeiro donde podemos contemplar en el mismo centro de la villa esta estupenda estampa.
Viajamos ahora siguiendo el curso del río Miño, y cual ave nos adentramos en el entorno más natural. Mientras tanto pequeñas aldeas van salpicando el paisaje, invitando al viajero a indagar en lo desconocido.
Sucumbimos de nuevo al encanto del bosque, y mientras subimos en nuestra excursión, nos vamos deleitando con los colores más otoñales. Los castaños son los protagonistas y su fruto, nuestro guía.
De este modo llegamos a lo alto da Costa, desde donde obtenemos la perspectiva más urbana y cosmopolita de Ourense.
No muy lejos de aquí, nos sorprende encontrar una aldea muy especial. Es A Conchada. Está a unos 15 minutos de Ourense. Y a pesar de que durante la mayor parte del año no llegan a ser más de 10 vecinos, los que hay como Pilar les acogerán con agrado, y seguro que no les dejarán indiferentes.
Las casas están todas bautizadas. Unas con nombres curiosos y otras más etnográficas. Lo que está claro es que si quieren disfrutar de un paseo realmente agradable les invitamos que se acerquen hasta este lugar.
Se encontrarán con una aldea cuidada pero con todo el buen gusto y el estilo de las viejas tradiciones. Y es que si algo defienden los vecinos de A Conchada, es lo costumbrista. El Señor Elías es el mejor ejemplo. Lleva más de 30 años recogiendo y comprando objetos de todo tipo en mercadillos, anticuarios, y todo lugar que se precie. Hoy, cuenta con una extensa colección de utensilios que les recordarán viejos oficios, y arraigadas costumbres.
Este encantador octogenario ha habilitado cuatro locales diferentes que él llama con cariño su museo, donde exhibe sus preciados tesoros a los curiosos viajeros.
Tradición y cultura popular se dan la mano en A Conchada donde cada recodo tiene olor, sabor y color a aldea de antaño.
Dejamos atrás A Conchada y cruzamos la pasarela de Outariz. A la margen derecha del Miño nos encontramos este complejo termal. Acaba de ser ampliado y se proyecta construir en breve un balneario que complete las instalaciones.
Las aguas dicen que son buenas para el reuma y la artritis, y es que algo deben tener, porque ya los romanos se quedaron en tierras gallegas atraídos por sus propiedades.
Como ven entre soutos, en Ourense, podemos encontrar prácticamente de todo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook