Mapa de recursos


Los dos ríos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Luz de Otoño.

Viene el sol tan bajo, alcanza tan poca altura sobre el horizonte, que las cocinas se llenan de una luz que alimenta... Y los dormitorios de una luz que acuna... Y los salones de una luz que acompaña... Es una luz hecha para vivir con las mujeres y los hombres de Galicia... Una luz que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo...

 
Es Oza dos Ríos un refugio de luz en sus espacios naturales, cuando el sol de otoño se despereza entre la niebla que provocan sus dos ríos. La niebla es la cósmica juventud que envuelve un ambiente húmedo, pero cálido, que da origen a la Fraga do Rei, en Porzomillos, en donde tal vez esta misma tarde descansarán las energías del caminante... Porque de este bosque parten las más sutiles fantasías que dan cuerpo a las viejas leyendas...
Y cuando este sol ordena de nuevo el paisaje, aparece ante nosotros, en San Pedro, el centenario “pinus nigra”, de anciana savia y energía plena, testigo de dos siglos de historia de este lugar amado.
Mas allá, el caminante descubrirá Callobre y allí, los tesoros ocultos del río Mero para hacer volar otra vez, 0imaginarias e infinitas posibilidades.
Late en nosotros el sentir poético de las cosas, tan de esta Tierra, cuando el horizonte nos descubre otro árbol sabio: es el viejo sobreiro de piel áspera que da sombra a Santa Cruz de Mondoi... Es, el sabio árbol, testigo de los días y las noches que pasan despacio, como el caminante, por los dos valles que surcan los dos ríos.
Pero aún nos quedan los caminos del Mendo para beber más energías en Oza... Siguiendo los rumores del agua llegaremos hasta Roibeira, en donde el río recompone el paisaje en verde. Es aquí en donde renace la historia, al atravesar el puente medieval, belleza reflejada por las ondas en el agua, dulce y luminosa...
Otra vez la luz de otoño alumbra entre los abedules. Sentémonos ante el paisaje... Gocemos el silencio, mientras aguardamos que el sol se harte de esta corta tarde de otoño, en este inolvidable refugio de Oza dos Ríos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook