Mapa de recursos


ENTRE LA MONTAÑA Y EL MAR

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Entre la montaña y el mar, entre Trabada y Ribadeo, también hay buenas muestras del porqué estas tierras merecieron ser Reserva de la Biosfera.

Es un trayecto de mediamontaña, en la que destaca el entorno natural creado por cumbres suaves y torrentes que desde ella descienden hasta el Eo, creador de la natural frontera con la Asturias de Vegadeo y Castropol, que mas tarde visitaremos.

 
Entre la montaña y el mar, entre Trabada y Ribadeo, también encontramos espacios naturales merecedores del título de Reserva de la Biosfera. Comenzamos en Trabada, un municipio que cuenta con más de 130 núcleos de población, en los que viven unos 1.600 habitantes.
Dicen que Trabada es el noveno ayuntamiento bañado por el Cantábrico porque el mar llega hasta Ría de Abres, donde el Eo nos cautiva por su belleza. Si visitan este lugar, verán que aquí todo está pensado para que disfruten de la flora y la fauna que habitan en este entorno natural. Incluso conocerán la embarcación típica del Eo.
Cambiamos de paisaje, pero no de protagonista, pues ahora seguimos el río Eo en Pé da Viña. Sus aguas son muy ricas en truchas y salmones, todo un paraíso para los amantes de la pesca y la naturaleza.
En Trabada son hermosos, los paisajes de montaña, como los que protagoniza Vilapena.
En esta parroquia se encuentra la Fraga de Vilapena. El lugar perfecto para perderse entre la naturaleza y disfrutar de los paisajes creados por la vegetación autóctona.
Para ello, se han establecido rutas de senderismo que nos permiten adentrarnos en la fraga y contemplar desde ella las impresionantes vistas de los montes de Trabada y Asturias.
Después de una larga caminata, nada mejor que descansar en el Pazo de Terrafeita, uno de los mejores alojamientos de turismo rural gallegos. Esta antigua fortaleza del S.XVI, alberga unas acogedoras instalaciones. Rincones perfectos para reponer fuerzas y seguir conociendo bellos municipios como Ribadeo.
En esta villa de la Mariña lucense, el Eo se entrega al Cantábrico, ante la atenta mirada de los vecinos de Castropol. Porque la ría es la frontera natural que nos une o nos separa de Asturias, además de estar considerada zona de importancia internacional.
Ribadeo vive muy ligada al mar. Por ello tiene tres puertos. Uno comercial, otro pesquero, ambos marcan su actividad económica, mientras que el deportivo nos ofrece otra visión muy distinta, la del ocio.
Merece la pena perdernos por sus calles, admirando sus hermosos edificios o pasear por el parque de San Francisco y detenernos ante la famosa Casa de los Moreno, un edificio modernista del pasado siglo de gran valor arquitectónico. Al igual que su vecino, el versallesco Pazo de los Ibáñez que hoy alberga la Casa Consistorial.
Pero Ribadeo también es histórico. Por ello podemos admirar, el convento de las Clarisas de origen medieval o perdernos en este complejo etnográfico dedicado al antiguo ferrocarril minero. Donde antaño descargaban el mineral, hoy podemos disfrutar de un buen mirador.
En Illa Pancha, dos faros vigilan el mar. Uno, nada menos que desde 1857 y el otro hace lo propio desde 1980.
Este es un buen lugar para contemplar el cantábrico, este mar que nos ofrece espacios únicos, de enorme belleza como la playa de las Catedrales, donde nos despedimos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook