Mapa de recursos


EL GRAN PARQUE

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Iniciamos nuestro recorrido por Vigo en el barrio de Castrelos

Cuando el poeta celanovense Celso Emilio Ferreiro regresó de Venezuela, eligió Vigo para vivir. Y encontró sus nuevas musas en un modesto piso frente al gran parque de Castrelos, el pulmón de este populoso barrio.

 
Cuando el poeta celanovense, Celso Emilio Ferreiro, regreró de Venezuela, eligió Vigo para vivir. Encontró sus nuevas musas en un piso frente al gran parque de Castrelos, el pulmón de este gran barrio populoso.
A Castrelos se accede desde el Vigo marinero y por la plaza de américa. Aquí la puerta del Atlántico preside el espacio y nos recuerda que esta ciudad es el umbral de Europa para muchos latinoamericanos, hijos o no gallegos, pero que fueron ya profundos conocedores de Galicia en sus ciudades de origen.
Desde esta plaza, por la Avenida del Fragoso llegamos a Balaidos, el estadio donde juega nuestro Celtiña al futbol, y que lleva en pie desde 1928. Más de 31.000 espectadores entran en este campo.
Y justo enfrente, Citroen, la mayor fábrica de automóviles de España y motor de la industria viguesa, muy especializada en la automoción.
Si seguimos por la avenida de Balaidos llegaremos al gran parque de Castrelos, oficialmente denominado Parque Quiñones de León.
Es sinónimo de variedad de espacios verdes, plenamente harmonizado como parque urbano. Integra los jardines históricos y el bosque del Pazo de Quiñones, el estanque moderno, la arboleda de Castrelos y un parte del Paseo del Lagares.
El edificio que acoge el Museo, el Pazo de Quiñones de León, representa el esplendor barroco de la arquitectura paciega gallega. En el interior, salas de arqueología y la mayor colección de pintura gallega.
En el exterior, las transformación de la huerta trasera a finales del s.XIX ofrece cinco hectáreas con categoría de jardín histórico y una ruta botánica de alto valor estético. Se puede disfrutar del jardín francés, del jardín inglés, de la zona de rosales, y del bosque.
Castrelos abarca una extensión más amplia fuera de estos jardines. Aprovechando la pendiente, se sitúa un auditorio, que acoge multitudinarios conciertos al aire libre en verano.
Pero todavía queda el estanque por ver, con aves acuáticas. En la actualidad, con 22.000 metros cuadrados, además de su relevancia como espacio de valor histórico, recreativo y paisajístico, el pazo-parque de Castrelos es un oasis de biodiversidad en medio de la ciudad.
Pero no podremos dejar este barrio sin visitar Pereiró, donde se ubica el cementerio más grande de Galicia.
Sus viejas tapias guardan recuerdos de decenas de fusilamientos de los condenados por la justicia franquista después del alzamiento militar. Las tres universidades gallegas realizaron un estudio para conocer los nombres de las victimas y los lugares de la represión y proponen ahora al Cementerio de Pereiró como Lugar da Memoria, por haber sido escenario de muchos fusilamientos, entre los que se encuentra el del líder del socialismo gallego, Enrique Heraclio Botana.
Además se puede ver aquí cómo los gallegos rendimos culto a la muerte.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook