Mapa de recursos


Como Comprar un Pueblo

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un pequeño pueblo llamado Couso ha vuelto a la vida gracias a un empresario riojano

José María Galán, empresario dedicados en La Rioja a la fabricación de envases metálicos, vendieron todo para comprar este este paraíso, compuesto por 19 edificios, agros, prados, leiras y montes. 750 hectareas y los derechos de caza para 15 años.

 
"Antes se veía moita mocidade?ate 20 mozos"."A xente emigrou toda fora, Mexico?aquela vida que tivemos antes"
Hace ya 15 años los micrófonos de "Desde Galicia para el mundo" recogían estos testimonios de los últimos habitantes de O Paraño, en los montes entre Ourense y Pontevedra. Y nuestras cámaras registraban ya imágenes de desolación y soledad.
Era el inicio de una carrera sin fin. El abandono del rural gallego es, hoy en día, 15 años después, una realidad palpable, con cifras concretas.
Según los datos del Instituto Nacional de Estadística de 2007 son ya 1200 núcleos de población que se han quedado desiertos y 700 que corren peligro de vaciarse. Un goteo imparable de abandonos, de huídas, de emigraciones y deserción que han dejado huérfana a gran parte del país. Una estela de casas abandonadas y pueblos fantasma que salpican toda la geografía. Calles silenciosas, habitaciones vacías y vidas que ya nadie vive.
Este podía perfectamente haber sido el final de O Couso, una aldea orensana, del ayuntamiento de Sarreaus.Pero algo, un golpe de suerte, cambió su destino. Quizás el agua obró el milagro. Por que Couso está en el nacimiento del mágico río Limia.El general Decimo Junio Bruto lo bautizó como el río del olvido, porque aseguran que borra los recuerdos de las almas que en él beben.
Pero Couso mantiene muy viva su memoria. Parece que el tiempo haya retrocedido aquí, y que decenas de años de soledad y desamparo fuesen solo un sueño.
La pesadilla terminó gracias a José María Galán.Un empresario riojano que se enamoró a primera vista de este rincón y con la jubilación cercana y sus empresas vendidas se embarcó en la titánica aventura: comprar y restaurar un pueblo entero. La venta de envases metálicos que le ocupó toda la vida lo había traído durante veinticinco a Galicia y sentía un vínculo muy especial. La mala fortuna hizo que el compañero de viaje de José María Galán muriese en un accidente. Un punto de inflexión que le dio más impulso para seguir adelante, pero que también lo dejó falto de apoyo, de ayudas y de los conocimientos de la burocracia del país que tenía Miguel Ángel. Las dificultades se agrandaron, pero encontraron la ayuda de los más sorprendidos, la propia gente de la zona.
Desde entonces, seis años, muchos millones de euros invertidos y este resultado: doce casas, dos molinos, un horno, y concesión de 15 años para cazar en una zona colindante de 750 hectáreas. El pueblo ya está terminado, esperando los papeles que retrasan su apertura como aldea rural. Uno más de los obstáculos que la familia Galán ha encontrado a lo largo de estos años en los que admite que echaron de menos algo más de ayuda por parte de la Xunta, en un proyecto que seguro revitalizará toda la zona. Aunque a pesar de las dificultades están seguros de que la locura merece la pena, esto te enorgullece.
La familia Galán es ya dueña de su propio sueño. Tiempo, dinero, esfuerzo, trabajo e ilusión son los ingredientes para la salvación de cualquiera de los 1200 pueblos que esperan el príncipe que los devuelva a la vida. Las aguas del Limia que resurge de su propio olvido nos invitan a volver para festejar el retorno a la vida.
Ya saben. Otros 1200 pueblos esperan en Galicia a un príncipe del siglo XXI que los salve de la ruina.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook