Mapa de recursos


En las Riberas del Lor

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los ríos y las cumbres son los creadores de la eterna postal de O Courel.

La gran sierra aparece aún inaccesible, cuando descubrimos uno de los mas bellos ríos de Galicia: el Lor, nacido en O Courel para regar O Brollón y las tierras del valle de Quiroga.

 
El río Lor está omnipresente en este territorio de Folgoso do Courel. Sus orillas están pobladas de abedules y choperas. Sobre su lomo, la primavera nos trae una postal de plata que navega sobre el agua clara, donde hasta los árboles nadan para asombro de las truchas. El Lor es un permanente coto de pesca y dicen que hasta sus ribeiras llegan pescadores de todas las latitudes. Por lo de pronto, les recomendamos que prueben las truchas en cualquiera de los restaurantes que las ofrecen a pié de carretera. Son exquisitas.
Estamos aún en el camino que conduce a la media montaña. Es un Courel, este, de fragas, de carballeiras y de agua que baila su danza púrpura provocando la cascada. El Lor trae agua de montaña porque nace en el Courel; agua pura y cristalina. Por eso es uno de los más bellos ríos de Galicia. Es río de medio recorrido, que riega, además de la sierra, las tierras de O Brollón y el Val de Quiroga. Y marca los límites de lo naturalmente cierto, antes de entregarse al Sil, tras serpentear el llano.
De las entrañas de la sierra nacen numerosos pequeños ríos, regatos que dan origen a pequeñas fuentes y que dan vida a los verdes prados de A Pobra do Brollón. Son los que abastecen al Lor.
Hasta el gran río llegan saltando alegres, buscando espacios y creando misteriosos entornos, como la fervenza de la Buraca das Choias, donde se esconde bajo tierra. Y a medio camino de las altas cumbres y antes de las devesas, aún nacen otros pequeños ríos para bañar el verde que circunda escasas aldeas, de escasos habitantes. Donde el viento del norte nos trae el olor a Courel y el canto siempre será de agua.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook