Mapa de recursos


¡Viva el Verano!

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Galicia en verano, es puro goce

Ya hemos superado la hora de la playa, pero estamos de vacaciones y hay tiempo para todo. Para embarcar, para jugar al golf, para andar a caballo o, simplemente, para disfrutar de la tarde, que es el feliz preámbulo de las noches mas divertidas.

 
Calor en marzo, lluvias en mayo y principios de junio... con tanto cambio climatológico parece que la llegada del verano nos ha pillado casi de sorpresa pero el caso es que ya estamos inmersos en la estación más deseada por muchos, aquella en la que, lo más habitual es tener algunos días de vacaciones y, si no es así, disfrutar de los fines de semana hasta que el sol se haya ocultado.
La pregunta más repetida desde que en los 60 empezáramos a veranear de una forma generalizada (recordemos que en los años 20 sólo lo hacían los privilegiados) es: ¿playa o montaña? Pero en pleno siglo XXI parece que ha perdido un poco su sentido. Hoy ya no tenemos que elegir sólo entre dos opciones y en una comunidad como la gallega las alternativas son múltiples.
Empecemos con la más popular, la playa. ¿Hace falta publicitar Galicia en este sentido? Las más de cien banderas azules repartidas por toda la costa avalan que no sólo existe una gran variedad sino que además viene acompañada de la excelencia. Playas atestadas de gente para los que quieran disfrutar en compañía o calas casi exclusivas? todo está en Galicia y no olvidemos las playas fluviales donde el agua es aún más limpia y la diversión nos lleva a esa infancia que no queremos perder. La familia al completo puede comer aprovechando los merenderos a orillas del Ulla, Chaián o el Coto de Couso.
A la orilla del mar o a la de un río podemos pescar, esa actividad que para unos es un medio para ganarse la vida y para otros muchos (Galicia tiene récord de licencias de pesca) es un lujo, una conexión con el mar o la ría, un hilo fino que los une pero tan fuerte como el propio sedal de la caña.
La montaña no es sólo una alternativa, un simple sustituto, es una opción estrella con multitud de adeptos que prefieren respirar el aire fresco que emana de la sombra de un árbol. Podemos elegir la tranquilidad que nos aporta el paisaje o bien aprovechar lo agreste del lugar y atrevernos a hacer algo salvaje, algo diferente, algo que constituya una aventura, un juego controlado. El barranquismo puede ser una prueba de fuerza, de resistencia, para conocer nuestros propios límites. El rafting es otra forma de probarnos pero luchando contra la corriente de un río. Evidentemente no aconsejamos realizar estas actividades sin la tutela y la vigilancia de empresas especializadas como Turnauga. Pero si aún no hemos tenido suficiente con esta prueba física y nos apetece algo que queme más adrenalina, el puenting es la solución, un salto al vacío para gritar y olvidarnos de los problemas con el tirón de la cuerda elástica.
Con el mismo paisaje natural de fondo y acudiendo a picaderos profesionales podemos aprender a montar a caballo en rutas que surcan los senderos más bellos, caminos que también se disfrutan con otro medio de transporte: el quad; se alquila en grupo para recorrer la zona rural al estilo Indiana Jones, es decir, con pocas comodidades pero con un traqueteo que nos hace pensar que estamos inmersos en una gran aventura. En realidad no hace falta maltratar el cuerpo para aprovechar lo que nos da la naturaleza, hay rutas de senderismo que nos llevan a paisajes increíbles. Sólo es necesario ir preparado con la vestimenta adecuada, unas buenas botas y calcetines que nos protejan del roce además de bebida abundante para evitar la deshidratación. Incluso se pueden preparar rutas culturales para visitar, por ejemplo, el Dolmen de Axeitos.
Hay otros deportes más tranquilos en los que es más importante un buen juego de muñecas y una mente despejada, nos referimos al golf, en Galicia hay campos repartidos por todas las provincias y cada vez son más los que se atreven a emular a Severiano Ballesteros o Tiger Woods sin necesidad de llevar puesta una hortera americana verde.
Los que prefieren el relax absoluto al aire libre, no hacer nada que suponga mínimo esfuerzo, hay otros planes, por ejemplo acudir a una romería, como la Vikinga de Catoira, desembarco incluido, donde el único cansancio será el que propicie el comer sin parar.
Si todo esto no le convence y no forma parte de esa mayoría que disfruta con fiestas populares hay alternativas y algunas son ya clásicas en nuestra comunidad. En agosto llega puntual a su cita el Festival de Cómic de A Coruña "Viñetas desde O Atlántico", con el marchamo de calidad que supone su década de experiencia y la dirección de nuestro autor más internacional, Miguelanxo Prado. Una cita con dibujantes tan importantes para los aficionados como los propios héroes que pueblan sus páginas entintadas, y un encuentro con otros fans del noveno arte.
Para los amantes de la música clásica, durante todo el mes de julio el festival Vía Stellae cumple 3 años con Santiago como centro y los lugares por los que pasa el Camino como radiales, unidas entre sí por un repertorio principalmente Barroco.
No nos olvidamos de los conciertos para botar y corear, los cantantes y grupos de éxito visitan Galicia aprovechando la multitud de fiestas locales y también las orquestas gallegas, imprescindibles en cualquier romería. Y la movida nocturna, invento vigués antes que madrileño y en esas seguimos. Tomar algo por la calle aprovechando las buenas temperaturas, en buena compañía y con la tenue luz de las farolas como testigo es una buena forma de rematar un día de verano.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook