Mapa de recursos


Marín: ciudad Marinera

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hemos dejado Bueu para acercarnos ahora hasta Marín. Comparten aquí la playa de Lapamán.

Se trata del municipio más poblado de la península del Morrazo, con sus más de 30.000 habitantes, y también el más importante por su posición estratégica socioeconómica, derivada en su mayor parte de su gran flota pesquera de litoral y de altura, de su puerto comercial y de la escuela naval militar.

 
Conserva además su atractivo turístico. Sus calles, sus gentes, su ambiente todo está impregnado de un hondo y tradicional espíritu marinero. El barrio más característico de Marín se llama Canto de Area. Es más humilde y marinero que, a su manera, regala rincones interesantes. Calles muy estrechas, casas marineras construidas sobre la piedra salvaje. Postales al más puro estilo marinero. Desde aquí podemos todavía ver el mar, e incluso la isla de Tambo.
Iremos descubriendo poco a poco en Marín otros rincones con encanto. Su otra "zona vieja", el casco antiguo. Paseando por sus empedradas calles llegaremos a la plaza da Veiguiña, donde todos lo jueves se puede asistir a un tradicional y popular mercado. Seguiremos callejeando hasta llegar a la plaza del reloj, donde se sitúa el antiguo templo, en torno al cual creción la villa y su casco antiguo. De ahí podrán ir por la calle Echegaray o cruzar la calle Real hasta llegar a la Alameda, uno de los emblemas del municipio. Con palco de música y unos magníficos jardines, la alameda es un lugar ideal para dar un buen paseo a la sombra, que en ésta época se agradece. Los cafetines se llena a cualquier hora y el barullo llega a las terrazas en verano.
Y si en Bueu hablábamos de la vieira, en Marín no podremos olvidarnos de la cigala, que tiene hasta fiesta propia. En las tabernas del entorno portuario pesquero se degustan exquisitas cigalas. En este puerto, también tiene importancia el tráfico de mercantes o los atraques de barcos de mercancías diversas. Es el tercer puerto de Galicia en lo que se refiere a volumen de carga recibida y uno de los más importantes puertos pequeños de España. Ocupa una zona de buen calado en la ría de Pontevedra y mantiene excelentes comunicaciones. Su desarrollo dependió de las instalaciones militares, con las que compartió diques hasta 1943. A partir de ahí se independizó. Pero su crecimiento se notó sobre todo a partir de los años setenta. Sus modernas infraestructuras y su cualificada mano de obra hacen que este enclave sea uno de los principales focos de riqueza y desarrollo de la zona, generando en torno a unos 2.300 empleos directos.
A su lado, la Escuela Naval de Marín, que comenzó siendo un polígono de tiro de La Armada, en 1920. Posteriormente se asentó aquí una flotilla de buques de guerra y también hidroaviones. Al nacer el puerto militar se creó la Escuela Naval y no sólo cambió la fisonomía portuaria de la villa sino que tuvo gran influencia en la vida de Marín puesto que fue fundamental en su desarrollo.
Si dejamos atrás la Escuela Naval y seguimos hacia Bueu nos encontraremos con las playas del municipio. Portocelo es la primera. Resguardada y tranquila, es ideal para ir en familia. Proximidad al monte, paseo y todos los servicios. La siguiente Mogor, es la preferida por la juventud porque ofrece la posibilidad de practicar deportes. A continuación llegaremos a Aguete, es una playa extensa. Famosa por su arena blanca y fina, y como no por su club de mar y náutico. Y más adelante, acercándonos más a Bueu estará Loira. Otro lugar perfecto para pasar un día tranquilo. Son todas ellas playas concurridas por lo que supone disfrutarlas sin tener que alejarse mucho del centro urbano. Y la última playa del municipio será Lapamán, lugar en el que empezamos. Desde aquí se puede contemplar la Illa dos Santos, a la que se llega perfectamente andando.
Pero para terminar nuestro paseo de hoy por el Morrazo hemos de subir otra vez al mirador de Cotorredondo, y desde allí admirar como el sol descansa apacible sobre el lecho del mar, mientras se encienden, en el otro lado de la Ría de Pontevedra las luces de lugares como Sanxenxo o Portonovo.
Una postal inolvidable...


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook