Mapa de recursos


Del Faro a la Playa

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde el monte Jaján se alcanza el paisaje magnífico de las Rías

Las cumbres del Jaján, de Domaio y sus faldas esconden maravillosos rincones. Un lujo si se tiene en cuenta que están a pocos kilómetros del mar. Es el gran mirador de todas las rías, y es más alto que el de Cotorredondo.

 
En el descenso iremos de sorpresa en sorpresa, como la Poza da Moura. Un lugar de increíbles condiciones naturales, donde poder darse un baño en ésta época en la que el verano ya nos regala calor. Cuenta la leyenda que aquí se peinaba una mora con peine de plata. Desde otro mirador podremos contemplar la inmensidad de su cascada.
En el monte de A Fraga también encontraremos un espacio natural perfecto. Su río, el de A Fraga, es la arteria natural más caudalosa de Moaña. No se sabe si el robo de las horas de regadío o porque su frondosidad lo convertía en lugar propicio para asaltar a los marineros que llegaban cargados con riqueza al puerto, este río que atraviesa Moaña de Norte a Sur, se conoce también como río dos Ladróns. Tres cabañas de madera con capacidad para 15 personas enclavadas en una frondosa castiñeira se han convertido desde 2002 en el punto neurálgico que eligen muchos visitantes para conocer la tupida red de senderos que recorren el relieve montañoso de Moaña. Se extiende desde lo montes de Domaio hasta la Ría de Vigo, en la franja litoral entre Rande y Cangas.
Habitan aquí durante todo el año 20.000 personas, pero en julio y agosto se multiplican hasta llegar a las 70.000. Se trata de una villa con encanto que además de crecer en lo que al sector turístico se refiere también ha crecido como núcleo industrial. Así el mar dio origen a sus principales motores económicos: los astilleros de Rodman-Polishyp, Astilleros Piñeiro o Montajes Cancelas, dedicados a las embarcaciones pesqueras. También están Frandicosta y Pereira, relacionados con la elaboración de productor del mar y congelados.
Otra prueba de que el mar es el patrimonio de Moaña son sus frutos del mar. Da buena cuenta de ello la existencia de varios puertos en la abrigada y recoleta ensenada de Moaña. En Domaio nos encontramos con un puerto bateeiro. Es el más pequeño del ayuntamiento, y también el más abrigado. Nos llama aquí la atención el perfil sembrado de bateas, habitantes con derecho de estas aguas que ya cuentan como un animal marino más. Son el emblema de la ría de Vigo. Por ello el cultivo más extendido es el mejillón.
Pero nos acercaremos ahora a otro puerto, el de Meira, donde se concentra la mayor parte de la flota de bajura. Es el único puerto en el que podremos encontrar nasas. Las más grandes para la faneca y las otras para la nécora y el pulpo.Aunque en estas aguas también habitan la sabrosa centolla y el afamado camarón. Pero hay más puerto a lo largo de la costa Moañesa. En la propia parroquia que le da nombre al ayuntamiento nos encontramos con el puerto deportivo y el de pasaje, y más hacia Cangas llegaremos hasta el de O Con. La almeja y el berberecho se cultivan en plena playa. En Meira nos encontramos con dos zonas de cultivo. Una próxima a su puerto y otra en la playa más famosa del ayuntamiento, la de A Xunqueira. Cuando baja la marea la arena cubre parte de la ensenada que se forma aquí.
Algunas de las playas y pequeñas calas de este municipio pasarán inadvertidas para el viajero si apura el paisaje de mar, que ya se sabe, la grandiosidad de esta ría, distrae. Lo cierto es que si Moaña tiene tradición veraniega es por su abrigada costa. Desde la Punta de Aradoiro, en Rande, hasta la Punta da Rodeira, límite de Cangas, tendrán numerosas arenales entre los que escoger. Domaio, Borna, OCon, Tirán, Vilela, Caníbal.
Pero, como ya les hemos dicho, es A Xunqueira la preferida, y constituye además uno de los lugares característicos del municipio. Este verano nos la encontramos en obras, ya que están acondicionando el paseo marítimo y la zona de dunas que separa el asfalto del arenal. Es a donde acuden en verano la mayor parte de los bañistas. Y durante todo el año es un verdadero placer pasear por ella. Lo mismo que por su alameda o por su puerto.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook