Mapa de recursos


La Costa del Morrazo

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Galicia Para El Mundo iniciamos una de las rutas veraniegas más atractivas del País.

Hoy les proponemos una visita veraniega por la península del morrazo. Conoceremos los cinco municipios que la forman, pero antes vamos, a vista de pájaro, a darnos una vuelta por sus puntos más altos.

 
Vilaboa la vemos ya desde la autopista, y nada más salir de ella nos recibe. El puente de Rande es la postal más vista, disputado el liderazgo con la isla de San Simón; una ensenada, esta de Vilaboa, cargada playas y bateas, pero también de historias de monjes y corsarios.
San Adrian de Cobres ya sale en las guías como puerto deportivo desde el que navegar la bahía tranquila, aunque el pesquero no ha perdido fama. El plano cenital nos descubre hasta el Ponte Sampaio y la desembocadura del Verdugo, que origina la ría de Vigo, las playas de Arcade y Cesantes, As Silvosas y la industria que se agolpa a pie de mar.
Nos dirigimos hacia Moaña, sin perdernos las vistas del municipio desde Domaio, en este Mirador da Cerradiña que encontramos justo en la carretera.
Pero subiendo hacia San Lourenzo descubrimos la gran ciudad, apabullante, la ría de Vigo, la de Pontevedra, y en un día más claro, si tienen suerte, todas las rías Baixas.
Descendemos hasta el campo de golf y de nuevo nos encontramos con Rande, símbolo de la modernidad y de la industrialización. El mar de Moaña nos regala playas y ensenadas mágicas en nuestro camino hacia Cangas que se enfrenta a la gran ciudad. La ría suena a viajes cotidianos de ida y vuelta entre las dos orillas, o una visita rápida que se esfuma en el horizonte de Cies, desde este Balcón do Rey.
Bueu se desnuda en el mirador da Cruz de Ermelo, donde hubo un antiguo monasterio benedictino. Ahora quedan unas vistas para no perderse, las Islas Ons, Salvora, incluso Sanxenxo y a veces Cíes.
En Marín paseamos sus calles, y hacemos recuento de nuestro viejo. El monte Castiñeiras es ideal para repasar geografía.
La isla de Tambo no despista, estamos sobre la ría de Pontevedra, y a su lado las playas de Marín. Si nos movemos un poco estamos sobre la Ría de Vigo de nuevo, San Simón, Pontesampaio y, hemos vuelto a al principio,¿lo quieren repetir?, conocemos ahora Vilaboa.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook