Mapa de recursos


Porto Do Son, Villa Marinera

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Llegamos a Porto do Son, pujante villa marinera y capital de uno de los municipios mas atractivos de esta Ría de Muros - Noia.

Porto Do Son tiene como principal ocupación la pesca de bajura. Además de su naturaleza ofrece a los visitantes un pueblo que trata de conservar su arquitectura tradicional y mejorar sus servicios e infraestructuras. No dejen de visitar el Castro de Baroña y la Casa de la Cultura.

 
El Atlántico se torna otra vez bravo una vez superada la Peña Celta, que nos proponemos seguir buscando el idílico paisaje que se refugia en este mar nuestro, como por ejemplo la Playa de Basoñas, desde donde resultará fácil acceder a las lagunas de Xuño y Muro.
Son espacios protegidos que pertenecen a la Costa del Son, que ya estamos en la cara este de la península del Barbanza, con proa marinera hacia Porto do Son y Portosín, dos poblaciones que crecen con el calor del verano y que se han convertido en la playa de Santiago.
Desde Basoñas a la playa de Queiruga, el mar rompe en As Furnas, zona de acantilados y pequeñas calas mezcladas entre ellos. Este paisaje salvaje es de gran belleza por los caprichos que el mar esculpió en las rocas y por el contraste de la blanca espuma entre los verdiazules del Atlántico.Tras la playa de Queiruga aparecerá ante nosotros la de O Castro, así llamada por estar al lado del Castro de Baroña, uno de los mejor conservados de Galicia y por lo tanto uno de los mejores testimonios del pasado.A partir de aquí, del Castro, hay hasta Porto do Son lugares fulgurantes de violentos contraluces, que allá por la boca de la ría, van y vienen los barcos de O Son y de Muros, y los veleros de Portosín.
Entre la historia y la leyenda se movieron en el siglo XVI, por estas tierras de O Son, los Caballeros que defendían las costas de los ataques piratas. Ellos erigieron singulares cruceiros de Loreto o de capilla, que se pueden contemplar en hermosos lugares como Noal. El cruceiro de Laranga es el mejor ejemplo.
Porto do Son es una pujante villa marinera a la que tampoco faltan atractivos. Aquí todo gira en torno a su puerto y a su flota. Tiene lonja y de ella sale pescado y mariscos para los grandes mercados nacionales. Y es también la capital de uno de los mas atractivos municipios de cuantos se asientan en esta Ría, por eso cuenta con un desarrollado sector servicios.
En el casco urbano merece la pena conocer, además de las viejas calles con sabor marinero, la vieja casa consistorial, convertida hoy en un museo, con un magnífico centro de interpretación del castro de Baroña. También la Casa de la Cultura, en donde podemos admirar una muestra del arte de Alfonso Costa. Y todo esto, con el telón de fondo del paisaje marinero, en el que destacan sus hermosas playas. Además de la Playa del Castro, que ya hemos visto, la mas próxima a la villa es la de Suaiglesia y un poco mas arriba la de Caveiro, sin duda la mas concurrida. Aunque tal vez la postal más típica resulte ser la de su puerto, en la hora mágica en la que retornan las embarcaciones de bajura.
Pero para mejor admirar el mar infinito hemos de tocar cielo subiendo a los montes de O Son de la sierra do Barbanza: Ribasieira, Torre de Inxerto, Enxa y el monte Iroite son los miradores desde donde se comprende mejor esta tierra y su espejo atlántico.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook