Mapa de recursos


Paraísos Verdes

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Les invitamos a seguir la senda verde que nos conduce a algunos de los paisajes más bellos de esta Tierra.

Vamos a proponerles un juego. Con un mapa escojan una comarca de Galicia, y de ahí uno de los ríos más pequeños, que no conozcan. Anímense a recorrerlo, nosotros se los mostramos.

 
Desde A Coruña llegamos al río Mandeo. Nace en Sobrado dos Monxes , recorre unos 56 kilómetros atravesando Curtis, Aranga, Coiró y se alimenta de las aguas del Deo o el Zarzo. Nos detenemos en el rincón más interesante que forman sus aguas. El coto de Chenlo son más 6 kilómetros de relax absoluto, aunque se pueden pescar aquí truchas o reos, que son los animales que viven en el río, porque hay muchos otros fuera del agua que han elegido este paraíso para quedarse. Y gracias también al río han crecido los amieiros, sauces, abedules, un bosque de ribera a solo 3 kilómetros de Betanzos. Hay ruta peatonal y aula de naturaleza. Es en esta villa donde el Mandeo se une al Mendo y desembocan formando una impresionante marisma.
En Lugo A Fonsagrada es todo un bosque encantado. La fraga de Carballido o A Marronda se forman con castaños, carballos, abedules o fresnos. Hay incluso ejemplares centenarios. Y todo protegido por la Red Natura 2000.
Nos dirigimos a zona fronteriza, a la ourensana sierra do Xurés, que comparte territorio con el vecino Portugal. En la comarca de A Limia subimos hasta el Monte Agudo, el pico más alto que marca la frontera, donde los paisajes se entrecruzan y las fronteras se disipan. Los ríos han creado parajes que merecen el esfuerzo de llegar hasta ellos, como la cascada del río Fírbeda, que además marca el límite entre los municipios de Calvos y Porqueira.
En Pontevedra hay rutas de molinos como la de Barrantes. Pero quedan también espacios que necesitan una reconstrucción.
En Vilanova de Arousa el río Currás ha sido víctima del olvido y de algunas actuaciones desacertadas. Jesús Alberto Vales es marinero. Vivió toda su vida al lado de este río y viendo la degradación que sufría, tanto sus aguas, como el entorno, decidió tomar cartas en el asunto. Con la ayuda de unos amigos hizo un DVD denunciando el estado de la zona, del río y de los molinos que seguían su curso, en estado ruinoso. Pero pasado el tiempo pensó que su crítica debía ser constructiva, así que Habló con la gente de la zona, buscó fotos, documentación e hizo otro vídeo proponiendo una solución, un proyecto para ruta de molinos en Vilanova. Lo cierto es que de los 8 molinos casi todos están caídos o invadidos por la maleza, menos este, que perteneció en su momento a los curas de la zona. Pero el entorno bien merece una oportunidad. El río guarda aún las piedras en las que se lavaba, y rincones admirables. Jesús envío su trabajo al alcalde y ahora espera una respuesta que permita recuperar estos elementos etnográficos de valor excepcional.
Encontramos molinos también en el entorno de Santiago, en Ames. El río Riamonte desciende el monte San Marcos formando una ruta que merece la pena seguir, tan solo para admirar su extraordinaria belleza. Ahora ya saben, continúen el juego y admiren estos y otros muchos paraísos cercanos que se esconden en el entorno de nuestras ciudades.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook